Mostrando las entradas con la etiqueta Huertos familiares. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Huertos familiares. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de mayo de 2019

Conservando la agri-cultura en la ciudad: el huerto de Ceci

Fotografía satelital, Coacalco, Edo. de México. Fuente: Google Maps

¿Puedes ver el manchón verde de la foto? ¿observas que entre aproximadamente 15 casas es el único color verde que hay?...

La foto satelital es de una sección de la colonia República Mexicana, ubicada en el municipio de Coacalco, Estado de México, y el manchón verde, como ya lo habrás deducido, se trata de un espacio en la ciudad donde hay vegetación. En realidad  ¡es un huerto urbano!.

Un huerto urbano según la FAO (n.d), es una actividad agrícola que se desarrolla en las ciudades, con la característica de llevarse a cabo en espacios reducidos, con poco suelo o en contenedores que pueden ser reciclables; produciendo alimentos como hortalizas, plantas arómaticas , medicinales, ornamentales, etc. La finalidad es aumentar los alimentos y garantizar la soberanía alimentaria de los hogares.

Pero, ¿de quién es el huerto urbano del que les quiero platicar?....

Cecilia A. Albarrán Escobar. Fotografía de Enrique Ruiz Solís


Ella es Cecilia, en la colonia es conocida por "Doña Ceci". Es originaria del Distrito Federal pero creció en el municipio de Coacalco, Estado de México. Ahí mismo se estableció al formar su nueva familia. Es comerciante independiente, en alguna etapa de su vida también fue obrera, como much@s de l@s que habitan esta ciudad. Es fundadora de proyectos productivos familiares como la producción de hongos seta (Pleurotus ostreatus), de huevo y de hortalizas, y orgullosa de decirlo y de vivirlo: ¡también es mi mamá!. Problablemente ella es la responsable de contagiarme la magia de sentirme a gusto con la naturaleza.

Huerto de Ceci. Fotografía de Enrique Ruíz Solís


En su jardín, con un espacio aproximado de 100 m2, alberga una gran diversidad de plantas, entre ellas medicinales, hortalizas, ornamentales, frutales, aromáticas y unas silvestres que deja vivir porque "no le hacen daño a nadie, son bonitas e inofensivas para las demás plantas".

 
Planta silvestre en el huerto de Ceci. Foto de Enrique Ruiz Solís
Como buena hija que cree que sabe todo o mucho de su madre, crecer entre las plantas de su huerto me pareció algo "normal" y cotidiano, así que no había ahondado en el origen y dimensión de su trabajo: ¿porqué ella siempre ha sembrado en su patio? ¿quién le enseñó? ¿cuál es su mayor problema? ¿qué dicen o piensan sus vecinos?  ¿qué produce y porqué? ¿en dónde siembra? etc., así que me dí a la tarea de investigar con una sencilla entrevista que les comparto a continuación:

¿De donde viene tu gusto por sembrar? ¿Quién te enseñó?

Creo que viene de un buen recuerdo, cuando vivía en un rancho en San Bartolo Cuautlalpan, Estado de México. Mi papá y mi mamá eran los cuidadores. Tenía la libertad de salir todas las mañanas a recorrerlo, a veces los trabajadores me gritaban: niña, ¿quieres una caña?, y entonces me cortaban una caña tierna de maíz que yo disfrutaba por su dulzura. Recuerdo que en esa época mi familia y yo no pasamos hambre, pues ese rancho era pura abundancia.

Después, mis padres cambiaron de rumbo y vivimos en la ciudad, aquí en Coacalco, fueron tiempos duros, éramos muchos y no había qué comer ni en donde sembrar. Recuerdo que mi mamá sembraba en macetas aunque sea "su cilantro y plantas aromáticas y medicinales", era difícil alimentarnos, así que también le aprendí a mi mamá. Si producimos nuestra comida, es más difícil que se pase hambre, además los alimentos de hoy ya no son alimentos, ya no tienen tantos nutrientes como antes.

¿Qué siembras y porqué esas especies?

En mi jardín tengo de todo, plantas ornamentales que me gustan porque algunas huelen rico, por sus colores y porque sé que son casa de muchos insectos importantes, como las abejas. Tengo dahlias (Dahlia) , geranios (Geranium), girasoles (Helianthus annuus), violeta africana (Saintpaulia), jacintos (Hyacinthus), narcisos (Narcissus), alcatráz (Zantedeschia aethiopica), ave de paraíso (Strelitzia), margaritas (en este caso Gazania), noche buena (Euphorbia pulcherrima) y otras que ni sé su nombre pero me gustan y las compro en el mercado o me las traen las vecinas, como el jacinto que me lo trajo Doña Raquel de Ámsterdam.

Izq. ave de paraíso, der. Margarita. Fotografías de Enrique Ruíz Solís
Produzco hortalizas de jitomate (Solanum lycopersicum), acelga (Beta vulgaris), lechuga (Lactuca sativa), cebolla blanca (Allium cepa), calabaza de mata (Cucurbita spp.), col (Brassica oleraceachayote (Sechium edule), espinaca (Spinacia oleracea), frijol ejotero (Phaseolus vulgaris), chile manzano (Capsicum pubescens), cilantro (Coriandrum sativum), epazote (Dysphania ambrosioides) y apio (Apium graveolens). Siembro éstas porque son las que más se adaptan al clima de la zona y las que me gustan consumir. Las obtengo solo en las temporadas en que más "se dan", por ejemplo tengo jitomate en los meses de mayo a agosto, acelga todo el año al igual que la lechuga, cebolla y espinaca solo en tiempo de frío (noviembre-febrero), calabaza en primavera, chayote espinudo de noviembre a enero, chile manzano de mayo a septiembre.

Arriba jitomate y col, abajo plántulas de lechuga y chile manzano.Derecha acelga.Foto: E.R.S
Obtengo frutas como fresa (Fragaria), zarzamora (Rubus), guayaba (Psidium guajava) e higo (Ficus carica).

Izq. zarzamora, derecha guayaba, al fondo higuera. Foto de Enrique Ruíz Solís
Tengo muchas medicinales que no necesariamente uso cuando estoy enferma, sino porque me gusta consumirlas en té como el cedrón (Aloysia citrodora), hinojo (Foeniculum vulgare), menta (Mentha), hierbabuena (Mentha), y manzanilla (Chamaemelum nobile). Todas son buenas para mejorar la digestión. Tengo otras como romero (Rosmarinus officinalis), ruda (Ruta), lavanda (Lavandula), Santa María (Tanacetum parthenium), sábila (Aloe vera) y estafiate (Artemisa). Las primeras cuatro las uso para hacer "limpias", esas veces en que traemos mala suerte, estamos preocupados o estuvimos con alguna persona que no nos hace sentir bien o cuando le hacen "ojo" a los niños.

Izq.estafiate e hinojo, derecha menta y romero. Fotografía de Enrique Ruíz Solís
¿Dónde consigues la semilla o la planta?
La semilla de hortaliza me la regalan en el DIF, otras me las facilita la empresa Biosaberes que comercializa sus productos en el Tianguis Orgánico Chapingo y algunas plantas me las traen las vecinas para que yo las siembre y mantenga en mi jardín, por ejemplo, la hoja santa (Piper auritum) me la trajo una vecina que es originaria de Oaxaca y que extraña su sabor, como ella no tiene espacio, me pidió que la sembrara.

Logotipo empresa "BioSaberes". Tomado de su página de Facebook.



¿En qué siembras?
En donde tengo suelo de tierra siembro directo, principalmente los frutales y las ornamentales; para las hortalizas me las arreglo sembrando en los envases que se pueda, todos los reciclo de latas, cartones de leche, vasos de unicel, botes de yogur, los rollos de cartón que están en el centro del papel higiénico, etc. Mucho de lo que es basura para las ciudades, me es útil para hacer mis semilleros.

Semilleros de materiales reciclados. Fotografías de Enrique Ruíz Solís.
Luego los transplanto en contenedores más grandes, algunos los hago de madera o reciclo cosas como una carretilla vieja que tenía. Algunas ornamentales también las pongo en envases de agua de 10 L y hasta en cascos de protección que se usan en algunas fábricas.Son cosas que he visto en internet o que yo me he inventado y como a mí me gusta pintar, aprovecho para decorarlas.

Maceteros y bancales improvisados. Fotografía de Enrique Ruíz Solís
¿Cuál o cuáles son tus principales problemas?
Principalmente el tiempo, tengo que invertir bastante tiempo en hacer todas las actividades necesarias para que mi huerto sea productivo y esté sano. Tengo que sembrar, transplantar, deshierbar, abonar, regar, podar, atender las plagas o enfermedades, cosechar, conseguir contenedores para sembrar o elaborarlos, etc. ¡Es mucho trabajo!

Mi principal plaga es la mariposa blanca (Leptophobia aripa), se come las hojas de la col, brócoli y coliflor. Como no tengo mucho me salgo por las tardes a buscar los huevecillos que son amarillos y los mato con la mano, o a veces les echo un preparado que hago en la licuadora con ajo y chile.

Mariposa blanca de la col. Fuente: Wikipedia
Otro problema que tengo es con el agua, como riego directamente de la llave empecé a darme cuenta de que el agua está muy clorada y mis plantas comenzaron a ponerse amarillas. Ahora es más tardado regar porque tengo que acumular el agua en botes y dejar que se evapore el cloro. Luego riego con un balde a mano.
 
A veces también he tenido problemas con la vecina de atrás. Tengo un cachito de jardín en la parte trasera de la casa y ahí hay un sauce (Salix). Me reclama porque tira mucha hojarasca y llega hasta su casa, para ella es basura porque no tiene nada de plantas. Para mí es muy importante porque es la casa de muchos pajaritos y en temporadas también de abejas. Opté por podarlo para no tener problemas.

¿Qué opinan los vecinos de tu huerto?

En general, creo que a todos les gusta mi huerto, como aquí hay gente de todos lados, a muchos les recuerda a sus pueblos y también aprovechan para venir de vez en cuando por plantas medicinales cuando están enfermos o alguno de sus familiares. Algunos me piden pasar, se sientan, platicamos un poco y se relajan.

¿Qué destino tiene tu producción ?
Es para autoconsumo principalmente, cuando llego a tener de más, lo vendo o lo regalo con las vecinas, pero lo prefiero para mí o mis hij@s. Lo que si es casi comunitario son las plantas medicinales, vienen mucho por ellas, sobre todo por las que se usan en las limpias, mucha gente de por aquí todavía acostumbra curarse así.
_______________________


Con la poca pero relevante información que pude recopilar de los saberes de Ceci, podemos darnos cuenta de la importancia y alcance que tiene un huerto en la ciudad, cuyos significados son múltiples: alimento para el cuerpo y corazón, hogar de diversas especies vegetales y animales, espacio de intercambio cultural y de saberes, de experimentación, de convivencia con la naturaleza y con la comunidad, un respiro ante el fragor cotidiano.

Agradezco a Ceci por compartir su experiencia con nosotros, por su trabajo y por lo que representa en la ciudad, en Coacalco, municipio con índices altos de violencia, con pobreza económica, cultural y espiritual. Por sembrar en su descendencia el cariño por la naturaleza, por conservar y aplicar las tradiciones de l@s abuel@s, el significado tan grande y respetuoso hacia la madre tierra.

Dedico esta canción del grupo Cojolites a ella, mi madre, a las abuelas y mujeres de México que siembran en nuestros corazones amor, paz, colores, olores, sabores, texturas, formas, recuerdos y remedios a través de sus huertos:




Los huertos urbanos son un modo de vida, de resistencia ante el cemento y el mundo gris, una actividad que beneficia a la comunidad al ser un espacio de contacto con la naturaleza, que remite a las personas de dónde provienen los alimentos, quienes los producen y cuánto cuesta producirlos, memoria del corazón que los remite a sus abuel@s, a sus pueblos.

¿Estás list@ para empezar a construir el tuyo o en tu comunidad?

Te dejo unos manuales por si quieres comenzar a aprender, pero recuerda que seguro tu mamá, papá, abuelo o abuela, vecino o vecina podrán saber algo sobre el tema. Solo despierta su memoria ...

Referencia:

FAO (2013) Seguridad y soberanía alimentaria. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, 45 p.

Para leer más:

Manual de Iniciación al Huerto Urbano
Prácticas para la producción de huertos familiares urbanos
Manual del Huerto Urbano
Manual Huertos Sostenibles en Casa
Manual de huertos urbanos
Curso huerto urbano ecológico
Mi casa, mi huerta.Técnicas de agricultura urbana

Más sobre huertas:

lunes, 14 de mayo de 2018

Elaboración de Bocashi, alimento ecológico para las plantas.

Hortalizas orgánicas nutridas con bocashi

Muchos quisieramos consumir alimentos sanos, libres de productos químicos.

En esta ocasión quiero mostrarles como se hace un Bocashi, este es un abono orgánico fermentado que contiene nutrientes óptimos para los cultivos.

En un curso sobre agricultura orgánica que tomé en 2017 en Apipilhuasco, estado de México, tuve el placer de conocer al M.C. Vicente de la Rosa, un productor orgánico. El maestro nos mostró su invernadero con producción de diversas hortalizas orgánicas.

En una de las prácticas que tuvimos aprendimos la elaboración de bocashi. A continuación indicaré como se hace en base a las anotaciones que hicimos los compañeros del curso y un servidor.

Hay tres elementos importantes que deben de estar en la misma proporción: tierra, paja y estiércol, esto en peso o en volumen.

Materiales:
1. 300 kg de tierra.
2. 300 kg de paja triturada.
3. 300 kg de estiércol seco.
4. 40 a 80 kg de carbón machacado (comúnmente utilizado para los braceros).
5. 450 g de levadura para pan.
6. 10 litros de melaza o 20 kg de azúcar.
7. Agua.
8. Pala.
9. Rastrillo.
10. Carretilla.
11. Regaderas.
12. Un tambo de plástico de 100 litros.

Procedimiento:
1. Preparar una mezcla con agua, melaza y levadura. Agregar la melaza en el tambo con agua y mezclar hasta conseguir una mezcla homogénea. Posteriormente incorporar la levadura en pequeñas cantidades (es la fuente de microorganismos para activar la fermentación) sin dejar de mezclar para evitar que se hagan grumos.

Mezcla de agua-melaza-levadura

2. Extender la paja en una superficie plana, firme y limpia libre de algún tipo de contaminantes (utilizar de preferencia paja del ciclo anterior). Humedecer la paja con la mezcla de agua, melaza y levadura de manera homogénea. Incorporar un tercio del carbón machacado.

Se extiende la paja y se le aplica la mezcla de agua-melaza-levadura

3. Después a esto se aplica la tierra sobre la paja y nuevamente se aplica la mezcla de agua, melaza y levadura cerciorándose que la tierra quede completamente húmeda. Posterior se incorpora otro tercio del carbón machacado.

Incorporación de tierra sobre paja

4. Posteriormente se aplica el estiércol y se vuelve a aplicar la mezcla de agua, melaza y levadura tratando de que toda la mezcla quede perfectamente húmeda. Se incorpora el último tercio de carbón machacado.

Incorporación del estiércol a la paja y tierra

5. Por último se mezcla manualmente dos veces todo el preparado hasta que queden completamente mezclado los tres materiales.

Mezcla de materiales

6. Con el puño se cerciora de que esté bien mezclado, tiene que estar húmedo, se debe de hacer el molde en el puño y no tiene que escurrir ni una gota.

Prueba del puño

7. Toda la mezcla se almacena en un lugar limpio y cubierto dándole la vuelta 4 veces durante 15 días.

Almacenamiento de bocashi

8. Pasando los 15 días el fertilizante orgánico está listo para usarse.

¡Consumamos alimentos naturales!


Para leer más 

Marin, M., 2011. Elaboración y uso del bocashi. FAO y Ministerio de Agricultura y Ganadería, Programa Especial para la Seguridad Alimentaria Pesa en El Salvador. San Salvador, El Salvador.
Bertolí H., M. P., E. Terry Alfonso y D. Ramos Agüero, 2015. Producción y uso del abono orgánico tipo Bocashi. Una alternativa para la nutrición de los cultivos y la calidad de los suelos. Folleto. Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas. Mayabeque, Cuba.
Ministerios de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), 2014. Elaboración, uso y manejo de abonos orgánicos, 1–20. Quito, Ecuador.

miércoles, 10 de enero de 2018

Los jardines económicos

El tema de jardines en el curso de Botánica Económica impartido en el Colegio de Postraduados, campus Montecillo, me llamó mucha la atención y me motivó para describir un poco las características que conforman a los jardines rurales de México. Así que me di a la tarea de recorrer algunos jardines típicos de varias casas de zonas rurales en el municipio de Temascaltepec, Estado de México, para reconocer algunas de sus peculiaridades. A continuación les cuento lo que encontré.

Jardines rurales en Temascaltepec, Estado de México

Por lo regular, un jardín o huerto familiar en una zona rural, es una área junto a la casa relativamente grande que se caracteriza por tener árboles de sombra, árboles frutales, algunas enredaderas (a veces consideradas como malezas)  y muchas plantas de diversos tamaños y colores que no sólo tienen la función de adornar el aspecto de la casa, sino pueden contribuir a la economía de las familias.



Azucenas, geranios, alcatraces y rosas.

Por ejemplo, se pueden encontrar árboles frutales como naranjo, limón, aguacate, durazno, ciruelo, manzana e incluso hasta pequeños árboles de café. Estos árboles son básicos en dichos jardines por que representan una fuente de alimentación para las familias o bien por que si la cosecha es mayor de la esperada la fruta puede ser vendida a comerciantes de la región, lo cual genera recursos económicos adicionales para las familias.

Árbol de café
Manzano
Naranjo y limón

Y claro que no podían faltar los nopales y plantas de chiles manzanos dentro de un jardín rural mexicano.



A la izquierda chilacayote y derecha chayote.
También es muy común encontrar algunas plantas silvestres, a veces consideradas malezas, que son bien aprovechadas para consumir frutos y flores deliciosas.

Otras plantas presentes en los jardines y que tienen un uso y valor muy importante para las familias son las llamadas plantas medicinales. Aquí te platico un poco de dichas plantas y sobre todo te comento de usos y beneficios que te pueden ayudar (todos los consejos presentados se basan a través del conocimiento empírico). Sólo presento aquellas que encontré en mi recorrido pero que sin duda me hicieron falta muchas otras especies por describir.

Plantas medicinales
 
La ruda es una planta muy aromática y poderosa para ayudar a aliviar los dolores de cabeza y "el aire", esto es como un mareo muy prolongado. Se emplea frotando unas ramitas de la planta y se unta en las sienes.
Ruda (Ruta graveolens)
La altamisa es otra planta que usa para los dolores de cabeza y mareos.

Altamisa o Santa María (Tanacetum parthenium)
Otra planta muy popular es el ajenjo. Las hojas del ajenjo son preparadas en infusiones con una pizca de carbonato para actuar contra los sustos. Es muy común también tomar un té para los corajes y para los dolores muy fuertes de estómago.

Ajenjo (Artemisia absinthium)
La manzanilla es otra pequeña planta que sin duda que no debe faltar en los hogares por sus maravillosas bondades. Generalmente es usada en infusiones para lavar algunas infecciones de la piel y de los ojos. Es ideal para el dolor de estómago por indigestión. Actúa como calmante para los nervios o simplemente es empleada para degustar un delicioso té.

Manzanilla, en este caso Matricaria discoidea, un inmigrante reciente a México

No podía faltar la borraja que es muy popular en la comunidad por sus grandes beneficios que aporta a la sociedad. Se usa para aliviar la tos y, por ser una planta muy fresca, es idónea para bajar las fiebres.
Borraja (Borago officinalis)
El hinojo es muy eficaz para aliviar la bronquitis. Sólo necesitas hervir algunas hojas para hacer infusiones y tomarlas.


Hinojo (Foeniculum vulgare)
Que decir de la muy conocida sábila, encontrada en muchas partes. Los beneficios de esta especie son muchos y muy variados. Entre ellos tenemos que es muy empleada para las quemaduras y hemorroides. Se emplea también para bajar altas temperaturas y para desinflamar anginas. Para esto es necesario cortar una o varias pencas, abrirlas y colocar directamente sobre la piel.


Sábila (Aloe sp.)
Así como he mencionado algunas plantas típicas medicinales, también he de comentar que las plantas como especias y hierbas de olor juegan un papel muy importante dentro de los jardines. Estas son empleados para la cocina, esto es para darle un sabor especial y mejor a la comida. Así que la hierbabuena y el epazote no deben faltar.

Hierbabuena (Mentha sp.)
También podemos encontrar con algunas plantas muy usadas para preparar ricos tés. El té limón y el té de monte son ejemplos de ello.

Té limón (Cymbopogon citratus)

Té de monte (una lamiácea)

Finalmente, quiero mencionar a las plantas que también son muy importantes para el consumo o como medicinales que crecen dentro de los jardines y que no necesariamente son cultivadas, sino que nacen de manera silvestre. Entre ellas tenemos a las malva (Malva parviflora) de la cual se usan los frutos para elaborar un té para los bebés quienes tienen la boca reseca y esto les ayuda para la baba; otra conocida con el nombre de meshishe (Lepidium virginicum) es excelente para los dolores de estómago; la lengua de vaca, y otras muchas más que son muy útiles para nosotros.

Meshishe (Lepidium virginicum)
Así que ahora ya sabemos que nuestros jardines no sólo embellecen los hogares, sino que también tienen muchas y muy diversas utilidades para el beneficio de las familias y de la comunidad en general.

lunes, 3 de julio de 2017

Para un amargo adiós...un cachichín

Te invito a probarlo!
En las nubes...Sierra de Misantla
Quizás conoces al distinguido cachichín, tal vez has escuchado hablar de él y quizas no. Pero te lo presento. Como parte de mi servicio social en el INECOL, tuve la oportunidad de conocer al "amargado cachichín". Es un decir eso de amargado, ya que es un fruto algo amargo, pero no mucho.

En las nubes de la sierra de Misantla

Sierra de Misantla, Roca de Oro

Sierra de Misantla o Sierra de Chiconquiaco
Sí... el cachichín es un fruto comestible, amargo para algunas personas que no les agrada este sabor, pero es un deleite para otras. Se obtiene del árbol del cachichín, encontrado en la Sierra de Misantla, Veracruz, conocido científicamente como Oecopetalum mexicanum que pertenece a la familia Icacinaceae.

Oecopetalum mexicanum
Cachichín con sus inflorescencias
El cachichín deriva de la lengua totonaca "qachichíN" o "kachichíN", donde "qa" significa "lo que esta arriba", todo equivale a "fruto pequeño que está arriba", pero también podría significar "fruto amargo" (Carballo, 1996).

Fruto del cachichín
Inflorescencia del cachichín
Los nombres comunes de Oecopetalum mexicanum son cacaté (Simojovel, Chiapas), cachichín (Chiapas), jamacuquiaca (Lengua Zoque, Tapalapa) (Martínez, 1987 en Carballo, 1996). El cachichín se distribuye en Veracruz y Chiapas, pero también se ha encontrado en Guatemala (Gutiérrez, 1994).

Cachichines
Las comunidades de Misantla conocen de manera local el uso, el manejo y el valor cultural del cachichín. Las localidades más destacadas en la recolección del fruto son Pueblo Viejo, Roca de Oro y Ejido Trapiches. La gente recolecta los frutos para el autoconsumo y algunas personas lo comercializan localmente o a otros lugares como Xalapa (Lascurain, et al., 2009).

Pueblo Viejo
En un cafetal de Roca de Oro
En la selva del Ejido Trapiches
Para los habitantes de esta región tiene un valor cultural y alimenticio muy importante, y representa una alternativa temporal de ingresos económicos. La gente ha comenzado a darle un manejo al árbol, ya que antes solamente lo recolectaban de las selvas, poco a poco esto fue cambiando y se comenzó a plantar en los solares.

Cachichín en un solar
Actualmente, se tienen tres sistemas de manejo y un sistema natural, los cuales son: los solares, los cafetales, los cachichinales y las selvas. En los cafetales se intercala las plantas de café con los árboles de cachichines y otros árboles de sombra. En los cachichinales se siembran exclusivamente cachichines.

Cachichín en el solar en Pueblo Viejo
Cachichín en el cafetal en Pueblo Viejo
Cachichinal en Roca de Oro
Cachichín en la selva en Ejido Trapiches
Aparte de aprovechar los frutos del cachichín, también se aprovechan las ramas y los árboles viejos, principalmente como leña, para construcciones rurales pequeñas (para cercos, gallineros, vigas y escaleras), entre otros (Lascurain et al., 2009).

Árbol de cachichín
Un aspecto muy importante es que el cachichín no requiere de maquinaria, su manejo y aprovechamiento se basa en la mano de obra familiar. Es de subsistencia, es un fruto que forma parte de las tradiciones de la gente, ya que lo ofrecen a sus visitas como parte de agradecimiento (Lascurain et al., 2009).

Frutos
Cachichines de Pueblo Viejo y Roca de Oro
La recolección del cachichín va de abril a mayo, los frutos verdes y algunos de color café se recogen del suelo. La cosecha del día se lleva a la casa y ahí se extiende para ponerse a madurar. El cachichín se consume por lo general tostado con sabor amargo y de consistencia similar al cacahuate. También se consume hervido, para ello, se tiene que quitar la cáscara.

Cachichines colectados

Cáscara de cachichines comidos por animales silvestres
Otro uso muy importante es el medicinal. Los habitantes de esta región mencionan que es bueno para curar enfermedades del hígado, vesícula biliar y para la diabetes. Para ello, tiene que consumirse en ayunas.

Fruto abierto

Cachichines del sistema cachichinal en Pueblo Viejo

Ahora ya sabes un poco más del cachichín, si tienes un amargo adiós o si haces coraje... te invito a probar el cachichín.

Cachichines
Referencias bibliográficas

Carballo, A. 1996. Análisis fisicoquímico de alimentos e identificación de tóxicos de Oecopetalum mexicanum ("cachichín") y Dioon spinulosum ("chicalito"). Tesis. Facultad de Química Farmacéutica Biológica. Universidad Veracruzana, Xalapa, Veracruz.

Gutiérrez, B. 1994. Icacinaceae. En Sosa y Gómez-Pompa (Eds.). Fascículo No. 80. Flora de Veracruz. Instituto de Ecología, A.C. y University of California, Xalapa, Veracruz.

Lascurain, M., C. López and P. Zamora. 2009. Production chain of Oecopetalum mexicanum (cachichín): a tropical fruit tree from Mexico. En Jaenicke, H., J. Ganry, I. Höschle-Zeledon and R. Kahane (Eds.). Underutilized Plants for Food, Nutrition, Income and Sustainable Development. Proceedings of International Symposium held in Arusha, Tanzania, 3-7 March 2008. International Society for Horticultural Science. Leuven, Belgium. Acta Horticulturae 806: 519-524.

Para conocer puede ser de su interés:
Culture and Environment of Oecopetalum mexicanum
Estudio integral de cachichín