Mostrando las entradas con la etiqueta Euphorbiaceae. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Euphorbiaceae. Mostrar todas las entradas

lunes, 1 de agosto de 2016

Pine Mountain 4: las plantas medicinales

Ya les hice tres reportes sobre la reunión de la Sociedad de Botánica Económica a la que asistí hace unas semanas. Hoy, y como última contribución, les quiero hablar de algunas de las conferencias del resto del evento que me llamaron la atención, y que versaban sobre el tema siempre popular de las plantas medicinales.

Andrew Semotiuk presentó un trabajo sobre la cucurbitácea Ibervillea sonorae de México. Es una especie norteña que ha adquirido fama como hipoglicémica, o sea, para el tratamiento de la diabetes. Con base en entrevistas a curanderos y vendedores de plantas medicinales y su descripción de la forma de tomarla y sus efectos, llegó a la hipótesis de que la especie actuaba en forma similar a un inhibidor de una enzima, la alfa-glucosidasa, que se llama acarbosa.

Y efectivamente, se pudo confirmar este efecto en el laboratorio, en forma dosis-dependiente. Adicionalmente, encontró estimulación de la producción de insulina. Indica, correctamente, que la identificación de los mecanismos de acción de las medicinas herbolarias son muy útiles para, por ejemplo, evitar sustancias contraindicadas. Y claro, es una bonita confirmación de los usos tradicionales.





Otro trabajo, de Cassandra Quave y colaboradores, mostró datos sobre la efectividad de algunas especies medicinales sobre el acné. En general, el tema de las enfermedades dermatológicas está un tanto descuidado en la etnobotánica.  El acné, específicamente, se trata a menudo con antibióticos, y éstos están empezando a volverse inefectivos - además, tienen sus propios problemas. Tomar antibióticos durante tiempos largos puede ser perjudicial para el funcionamiento del intestino.
Se compararon varios remedios tradicionales de Italia contra un grupo de especies recolectadas al azar. Se encontraron varios extractos efectivos, y hubo una diferencia notoria entre los remedios y las especies recolectadas al azar, así que, otra vez, se muestra que la medicina tradicional tiene base en observaciones a menudo certeros.







Una profesora universitaria, Lisa Castle, reportó sobre una técnica pedagógica para aumentar el interés en cursos de botánica que toman estudiantes con otros carreras principales, como medicina. Para estos estudiantes, los cursos de botánica suelen tener mala fama por aburridos.

Lo que hizo ella fue un trabajo por proyecto, donde los alumnos tenían que identificar plantas medicinales recolectadas de poblaciones silvestres, y luego evaluar su vulnerabilidad. Ella dice que este tema despertó interés, llevó a los alumnos de adquirir y practicar un buen número de habilidades, y en general fue un éxito.



Me gustaría compartir además dos trabajos históricos que me parecieron interesantes.

En el primero, se extrajeron recetas de textos médicos antiguos, en este caso de los celtas del siglo XIII de Gales, Reino Unido. Identificaron las plantas que se usaban para tratar infecciones, que fueron 165 especies. Se buscaron 107 de éstas y con análisis simples se mostró que el 63% de estas especies efectivamente tenían efectos antibacterianos.







Sonia  Peters presentó otro trabajo histórico, ahora sobre la "medicina de los esclavos" en Barbados. Ella analizó fuentes históricas, y encontró un papel muy preponderante de especies que se usan para heridas, golpes, etc. (lógico, considerando la vida de esclavo en las plantaciones de caña) y el papel de la familia de las euforbiáceas para este fin. Y lo que llamó más la atención fue que a menudo eran las mismas especies o parientes cercanos que se usaban y usan en sus regiones de origen (Ghana, Nigeria) actualmente. Hasta tenían nombres comunes similares. Así que esta población humana traslocada reconoció las especies y construyó su nuevo sistema sobre los conocimientos antiguos de su tierra.


También presenté un trabajo, con el título "Plantas ruderales como fuente de plantas medicinales en México"; fue un reanálisis de varios trabajos, mostrando que las plantas de las orillas de cultivos, caminos o de acahuales son una fuente muy importante de estas plantas curativas.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Euphorbia strigosa, la flor de pascuilla

Nuestro país cuenta con una gran diversidad de especies aptas para ser ornamentales. Sin embargo, existen plantas de las cuales se tiene un escaso conocimiento, y que pueden presentar un alto potencial en el ámbito ornamental, lo que resulta interesante para el ser humano.

Dentro de toda esta diversidad, se encuentra la planta Euphorbia strigosa Hook & Arn., conocida como “Flor de pascuilla” por ser una versión enana de la flor de nochebuena. Esta planta tiene la característica de presentar una continua pigmentación de sus brácteas (hojas modificadas), lo que le confiere un gran potencial para ser usada como especie ornamental.

Planta de Euphorbia strigosa bajo condiciones de invernadero.

Esta especie es una planta endémica de México y proviene de la vertiente de la Sierra Madre Occidental. Actualmente se puede encontrar de forma silvestre en los estados de Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco y Colima.



Euphorbia strigosa en el Estado de Nayarit (Foto tomada por Edna Valdez)

¿Cómo distingo a Euphorbia strigosa de las demás especies?

Es una planta de porte bajo (15 a 90 cm), con ramificaciones, tallos erectos y pubescentes. Presenta hojas alternas elípticas, lanceoladas-elípticas con base redonda. Sus brácteas son de color rojo y semillas elipsoides a ovoides.


Pigmentación de brácteas (Foto tomada por Edna Valdez).
Semillas de Euphorbia strigosa clasificadas de acuerdo al color de la testa: café obscuro (a), café medio (b) y café claro (c) (Foto tomada por: Bernabe Zamora)

Por ser una especie silvestre, se tiene muy poca información sobre su reproducción sexual y propagación vegetativa. Sin embargo, en el año 2014 el Departamento de Fitotecnia de la Universidad Autónoma Chapingo, hizo un estudio para encontrar un método de propagación vegetativa (esquejes).

Brote apical de la planta Euphorbia strigosa, utilizado como esqueje para su propagación vegetativa.
Se probaron tres promotores del sistema radicular (Ácido-indol-3-butirico y Ácido indolacético), dos tipos de sustrato (perlita y turba) y tres tipos de poda foliar. Los experimentos se llevaron a cabo bajo condiciones de invernadero.

Se encontró que el mejor enraizador fue el que tenía altas concentraciones de Ácido-indol-3-butirico. Cabe hacer mención que se utilizaron cofactores de enraizamiento (aminoácidos y vitaminas) e inducción de compuestos fenólicos, para potenciar los efectos de las auxinas en el enraizamiento. El mejor sustrato fue perlita y la mejor poda fue la eliminación de las hojas inferiores del esqueje; esto fue lo que promovió la mayor cantidad y tamaño de raíces.

Esquejes después de 40 días con enraizador.

Raíces adventicias después de 40 días de enrizamiento.
Con base en los resultados obtenidos, la especie Euphorbia strigosa presenta algunos problemas para enraizar. Sin embargo, este es un primer acercamiento para continuar con estudios de propagación vegetativa en esta especie. Este proceso es necesario e importante en el mejoramiento genético ya que las características de la planta en la multiplicación vegetativa quedan fijas.

Referencias 


Cházaro B., M. (1997). Algunos aspectos interesantes de la Familia Euphorbiaceae. Boletín Nakari. 8 (3): 33-43.

Hernández, V. V. (2014). Determinación de un método de propagación vegetativa de Euphorbia strigosa Hook and Arn. (Tesis de licenciatura). Universidad Autónoma Chapingo, Texcoco, México.

Steinmann, V. (2002). Diversidad y endemismo de la familia Euphorbiaceae en México. Acta Botánica Mexicana. (61), 61-93.

viernes, 20 de febrero de 2015

Preparación del pichoco (Erythrina coralloides)

El pichoco es un árbol que produce flores rojas las cuales son utilizadas de alimento para los pobladores de la región tropical de Veracruz. Es comúnmente conocido con este nombre en el municipio de Tuxpan, Ver., aunque en otras partes de México se llama colorín.

Árbol de Pichoco.
Estas flores se pueden guisar de varias maneras, por ejemplo se puede preparar tamales, tortas, en caldo de frijoles, con huevo, etc.

A continuación se muestran los pasos a seguir para preparar pichoco con huevo:

Ingredientes:
  • 1/2 kg. cocido de Pichoco
  • 3 Huevos
  • 2 Tomates
  • 1/2 Cebolla
  • 1 Ajo
  • Sal al gusto

Preparación:
1.- Se corta el pichoco y se desenvaina, es importante que se le quite la parte blanca que se encuentra dentro de las vainas (estambres), ya que esta puede provocar un sabor amargo al guiso.
Cortar

Poner en un recipiente
Despicar

2.- Se lava, se pone en un recipiente con agua y se hierve hasta que cueza bien.

Lavar.

Hervir.
4.- En la licuadora se muele tomate, cebolla y ajo, se fríe en aceite.

Picar tomate, cebolla y ajo.

Licuar

Freír el recaudo.


5.- Se agrega el pichoco, se deja hervir para que tome el sabor del recaudo y se le pone el huevo y lissssssto.

Agregar el pichoco al recaudo

Agregar huevo.

Platillo.

lunes, 28 de julio de 2014

La higuerilla como biorremediadora de suelos

Como puedes ver en los diversos medios de información, hoy en día entre las muchas preocupaciones medioambientales globales, el uso desmedido de la energía fósil y la contaminación por metales pesados son un tema de actualidad por los diferentes riesgos a la humanidad.

Las actividades mineras liberan metales pesados ​​en el medio ambiente y han producido un legado significativo de suelos contaminados y degradados mediante el vertido de desechos mineros en áreas abiertas (González y González-Chávez, 2006).

Aunque las compañías mineras depositan sus residuos en zonas restringidas, los contaminantes presentes en los residuos inestables se dispersan por la lluvia y el viento, lo que aumenta el riesgo para la salud humana y los problemas ambientales.

Depósitos de residuos mineros en Santa María, Hidalgo. Se observa el efecto de la dispersión eólica de los residuos mineros sobre las viviendas en la parte izquierda hacia abajo. Foto tomada de A. Ruíz Olivares, Tesis de licenciatura 2013.

"Potencial de las semillas de Ricinus communis L. para la fitorremediación de residuos mineros y la producción de petroleo".

Este es el titulo de un interesante articulo que se puede encontrar en la red. En otra ocasión ya se habló en este blog acerca de la importancia de la higuerilla como productora de biocombustible, ahora quiero comentarles otra importante virtud de esta planta que es el potencial del uso de Ricinus o higuerilla como cultivo para remediar sitios contaminados con metales pesados.

El objetivo de este trabajo fue investigar el potencial para el uso de Ricinus communis L. (ricino o higuerilla) como cultivo energético y las especies de plantas para remediar sitios contaminados con metales.

El estudio se hizo en la región árida de Zimapán, estado de Hidalgo, México, donde según se reporta en el articulo las actividades mineras comenzaron en 1632. Se seleccionaron cuatro sitios de estudio donde las plantas de la higuerilla ya se habían establecido de forma natural. 
Localización de sitios de estudio. Tomado de A. Ruíz Olivares et al. / Journal of Environmental Management 114 (2013) 316-323.

Los sitios de muestreo se ilustran en las siguientes imágenes
Sitio Santa María (SM1) planta creciendo directamente en el residuo minero. Foto de A. Ruíz Olivares et al. / Tesis de licenciatura


Sitio San Francisco (SF10) planta cuya rizosfera es un residuo minero oxidado y compactado. Foto de A. Ruíz Olivares et al. / Tesis de licenciatura 2013


Los Gómez (G1); al fondo se observa un rio el cual es afectado por los depósitos de residuos. Foto de A. Ruíz Olivares et al. / Tesis de licenciatura 2013


Plantas pequeñas desarrollándose en un sitio altamente contaminado por Pb

Las principales variables evaluadas fueron:
  • Caracterización de semillas y análisis de aceite de las semillas de Ricinus
  • Características morfológicas y de producción de aceite de Ricinus
  • Caracterización físico-química de los residuos mineros
  • Análisis de metales pesados en las plantas y factores de transposición
  • Colonización  micorrizica de las raíces 

Algunas de las explicaciones que podrás encontrar en el articulo es que Ricinus crece en residuos mineros con altas concentraciones de metales como Cobre, Zinc, Manganeso, Níquel, Plomo, donde sus semillas producen entre el 41 y el 64% de aceite, rendimiento superior a las semillas de Ricinus cosechadas en el jardines y de otras poblaciones silvestres no expuestas a residuos de metales.

En el análisis de metales pesados en las plantas y los factores de transposición en general, observaron que las concentraciones de metales en la raíz fueron más altas que las que se encontraban en las partes aéreas de la planta, lo que favorece la producción de semilla para la extracción de aceite con muy bajo contenido de metales pesados.

De esta manera Ricinus se convierte en un cultivo potencial en donde no es posible que prosperen otras especies de plantas por el empobrecimiento de los suelos contaminados por metales.


Literatura citada

González, C.R., González-Chávez, M.C., 2006. Metal accumulation in wild plants surrounding mining wastes. Environ. Pollut. 144, 84e92.

Ruíz, O.A., Carrillo, G.R., González, C. MC., Soto, H.R.M., 2013. Potential of castor bean (Ricinus communis L.) for phytoremediation of mine tailings and oil production. Journal of Environmental Management 114 (2013) 316-323.

lunes, 16 de junio de 2014

¿Sabías que los olmecas ya fabricaban hule hace 3500 años?

Las antiguas culturas mesoamericanas olmecas, mayas y aztecas ya utilizaban el caucho en su forma de hule mucho antes del descubrimiento de la vulcanización. El uso del caucho representó un gran avance para estas culturas y fue muy importante para aspectos religiosos, deportivos y como pago de tributos.
Pelotas de caucho encontrada en la región olmeca "El Manatí" en Veracruz. Imagen tomada de Takanian y Hosler, 2011. 

En la actualidad el hule de caucho se utiliza como materia prima para la elaboración de una gran diversidad de productos como calzado, llantas, adhesivos, mangueras, entre otros.

Pero ¿Qué es caucho y de donde proviene?

El caucho es un polímero (quiere decir una cadena de moléculas chicas e iguales) que se obtiene del látex extraído de ciertas especies de plantas. El látex y el caucho que actualmente se comercializa proviene del árbol Hevea brasiliensis (Familia Euphorbiaceae). En cambio los antiguos mesoamericanos utilizaban el látex proveniente del árbol tropical, uno de los dos especies de "árbol del hule", Castilla elastica (Familia Moraceae).

Y ¿cómo se forma el polímero?

Se forma mediante un proceso químico llamado polimerización. Es la formación de cadenas por la unión de unidades pequeñas llamadas monómeros. El monómero del látex del caucho se llama isopreno y el polímero que se forma es el poli-isopreno.

Estructura química del isopreno y el poliisopreno.


De esta forma se producen cadenas muy largas que nos proporcionan las propiedades de elasticidad y durabilidad útiles para el uso en herramientas y otros artículos. Además es afectado por los cambios de temperatura y la acción de microorganismos.

El mejoramiento de estas características se produce con la adición de azufre en presencia de calor, proceso llamado vulcanización descubierto por Goodyear en 1839. Se mejoran las propiedades por que se forman puentes entre las cadenas de moléculas, produciendo una especie de red mediante la unión con moléculas de azufre. Ahora se llama hule.

Representación de la formación de redes que conforman el caucho.

Con este método se procesa la mayoría del caucho que se utiliza actualmente. Sorprendentemente, una forma parecida era ya utilizado por los olmecas desde hace 3500 años. Ellos mezclaban el látex de Castilla elástica con el jugo extraído de una enredadera tropical: Ipomea alba.

Curiosamente las reacciones químicas que ocurren en ambos procesos son muy similares. El extracto de Ipomea alba contiene compuestos con azufre y en la vulcanización se usa también azufre. Otra cosa muy importante es que el proceso de vulcanización como lo descubrió Goodyear es muy contaminante porque necesita calor y el que utilizaban los olmecas no necesita calor.

¿No creen que los olmecas fueron buenos tecnólogos?... Claramente es algo que despierta el interés de algunos científicos. Es un campo interesante de estudio del cual se podrían derivar interesantes aplicaciones. Sin embargo muy poco se ha investigado en nuestro país.


Bibliografía consultada

Austin, D. F. 2013. Moon-flower (Ipomoea alba, Convolvulaceae)- medicine, rubber enabler, and ornamental: A review. Economic Botany 67(3): 244-263.

Hosler, D., S. L. Burkett y M. J. Tarkanian. 1999. Prehistoric polymers: rubber processing in ancient Mesoamerica. Science 284: 1988-1990.

Reichard, J. D. 2009. Life and death overtime: Sacred play of the ancient Mesoamerican rubber ball game. American Academy of Religion Midwest Region Meeting. 

Tarkanian, J. M. and D. Hosler. 2011. America´s first polymer scientists: rubber processing, use and transport in Mesoamerica. Latin American Antiquity 22: 469-486.

viernes, 21 de febrero de 2014

Tortilla de yuca estilo chinanteco

Esta es la receta para hacer tortilla de yuca estilo chinanteco (de la Chinantla, Oaxaca). Aunque nací y crecí en el estado de Veracruz (Uxpanapa), en casa se prepara comida oaxaqueña ya que mis padres son originarios de la región de la Chinantla, Oaxaca.

Es una comida típica para la ofrenda del día de muertos, y generalmente se acompaña con mole amarillo que está hecho con masa de maíz, o bien con el tradicional mole rojo.

Tortillas de yuca sin frijol (izquierda) y con frijol (derecha), listas para comer.
Bueno, el proceso no es realmente complicado pero sí lleva algo de tiempo. La parte que se utiliza parece raíz, pero los botánicos le dicen rizoma. Esta se saca de la tierra, se lleva a la casa, se pela y se lava. Posteriormente se corta en trozos pequeños y se muele en un molino. La masa obtenida se exprime con un paño de tela, para eliminar el exceso de humedad que impide tener una masa apta para hacer tortillas.

Molienda de la yuca para obtener la masa del cual se hacen las tortillas
Cuando se tiene lista la masa, se preparan las tortillas de manera que se hace con la masa de maíz. Se cuecen en el comal y están listas para ser consumidas. La otra versión es que se le unta masa de frijol preparada con chiles secos, sal y hoja de aguacate. Realmente deliciosas.

Aplicando un poco de lo aprendido en el curso de Botánica Económica, la yuca que se utiliza es Manihot esculenta Crantz (Euphorbiaceae), en una variedad dulce. Existen otras variedades no aptas para este proceso por que contienen compuestos tóxicos y se conocen como yucas amargas.

Rizomas de yuca en venta en la Central de Abasto, Distrito Federal, en 2011