Mostrando las entradas con la etiqueta Pinaceae. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Pinaceae. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de junio de 2016

Agroproductividad 2016-II: árboles maderables, con notas sobre la reforestación en la Mixteca

Ando un poco retrasado con los reportes sobre los números recientes de la revista Agroproductividad,  la revista de difusión de temas agropecuarios que publica el Colegio de Postgraduados. Hoy les presento el segundo número del año (2016), que tiene como tema los árboles maderables, principalmente tropicales.

Este número lleva en la portada un árbol que es a la vez maderable y muy atractivo: la planta llamada primavera en algunas partes de México; su nombre científico es Roseodendron (o Tabebuia) donnell-smithii. Tiene varios artículos relevantes para la forestería y las plantaciones de perennes.

Se reportan resultados sobre el estudio de los raíces de una leguminosa arborescente exótica, Acacia mangium (¿no se asilvestra?), conservación in vitro de teca y caoba, biofertilizantes y fertilizantes minerales para la palma aceitera, un artículo sobre biocombustibles (que considera tanto beneficios como también inconvenientes y costos). Contiene una comparación interesante, desde mi punto de vista, de los productos principales y secundarias en plantaciones agroforestales de cacao.

Dos artículos me llamaron la atención.

El primer artículo que me gustaría comentar es el de la producción del árbol primavera ya mencionado. Los autores hacen un análisis financiero, y llegan a la conclusión que la tasa interno bruto (o sea, más o menos los intereses sobre la inversión inicial) son de 15%. Esto me parece bastante bajo, sobre todo considerando que no se incluye el riesgo en este cálculo. Y el riesgo en plantaciones es sustancial - estas apostando que durante X años no haya clima adverso, incendios, plagas, cambios repentinos en el costo y la disponibilidad de mano de obra, robos sustanciales, etc. ¿Esto es realista?

El segundo artículo a comentar versa sobre las reforestaciones en la Mixteca Alta, principalmente con Pinus. He visto estas plantaciones, y tengo ciertas dudas: parece que se remueve parcialmente vegetación natural existente (a menudo un matorral secundario bajo) para poner las plantaciones. Esto me parece de dudoso beneficio para el suelo, sobre todo en los primeros años. Además, me pregunto si no sería conveniente comparar la utilidad de estas plantaciones con la de la vegetación natural del lugar, si simplemente se protege contra el ramoneo de los animales con una cerca. Quizás sería más barato que la plantación, y los beneficios (miel, plantas medicinales o leña, etc.) a menudo se pueden obtener mucho antes que la madera de las plantaciones. Otra vez: no me consta que sería mejor, pero sí considero que se debe incluir este tipo de evaluaciones en los proyectos.

Pero quizás alguien sabe más y nos puede informar en los comentarios.

Le muestro algunas fotos que tomé cerca de San Miguel Tulancingo, Mixteca Alta,  en 2013.

Para los que no conocen la región: la Mixteca Alta tiene paisajes sumamente erosionadas.

Los principales culpables son el ganado menor, especialmente borregos y chivos, pero también jugaron el papel la introducción del cultivo de trigo y nuevas técnicas agrícolas.

Es entendible que se quiere convertir más bien en paisajes como ésta (la plantación en el fondo tiene aproximadamente 15 años)

Pero, para inicar las plantaciones, al parecer en muchos casos se remueve el matorral natural que forma la vegetación sucesional en la región. Aparte, es más fácil cavar los pozos para plantar en sitios que tenían vegetación, que en lugares de pura roca (pero donde se requieren más las reforestaciones).

En esta foto también se observa ...

... y aquí más de cerca.

La vegetación natural en la región probablemente es un bosque bajo de encinos como este, y muy diversa.

Es posible que en los próximos años se resuelva el problema solito. Me informan que en los últimos años ha bajado el número de rebaños de animales, por lo menos en Tulancingo, debido al cambio cultural, la migración y el enviejecimiento de la población residente, y que se observa una recuperación natural accelerada de algunos predios.


Para leer más: 

Riego Ceña, M. N. del (2010). Efecto sobre las propiedades del suelo de las reforestaciones realizadas en el distrito de Coixtlahuaca, en Oaxaca, México. Proyecto Fin de Carrera / Trabajo Fin de Grado, E.T.S.I. Montes (UPM) [antigua denominación], Madrid

lunes, 4 de enero de 2016

Árbol de gran tamaño que me hace feliz todo el año: El ocote

Eres una especie prolífica de mi tierra, eres la imagen primera de mi vista, mi concepción estética, mi regalo del Creador, eres el color de mi pueblo, verde y con amor.


El ocote (Pinus montezumae Lamb.) es un árbol común de la región montañosa de mi pueblo; apreciado por muchos, valorado por la mayoría y benévolo con todos. Encargado de proteger el suelo de las laderas nevadas del Xinantecatl, este árbol milenario y simbiótico con el mismo volcán, alberga especies animales y vegetales que dan colorido a la región.


Y si de belleza se trata, también los frutos de este árbol engalanan las fiestas decembrinas, con sus piñas y sus verdes agujas que se asemejan a unas plumas de pavorreal uniformemente acomodadas.

Hojas del árbol del ocote.


Piña, fruto del ocote
Pero más allá del hermoso paisaje de mi pueblo engalanado por este árbol, los pobladores han hecho de él, la materia prima de su actuar. La madera fina y resistente está en sus casas, vigas pesadas y robustas sostienen los techos, y también en los potreros limítrofes que contienen a las bestias para el pastoreo.


Los habitantes de mi pueblo a recolectar tus hojas secas y caídas van para hacer de ellas un regalo, un detalle y una cobija de muchos de sus animalitos.



Así que un nidal de cálido ocoxal acojerá los huevos de pollos, guajolotes, patas y hasta de unos lechones recién nacidos y guarecerá su vida y arrullará el silencio que trinará en el amanecer de los tiempos y alentará al hombre a comenzar su jornada.

Nidal de una guajolota.
Nidal de huevos.
Cuna de unos lechones.

 Y una raja de ocote ayudará a nacer la brasa que avivará rapidamente el fuego del carbón y la leña, y leña ardiente y viva calienta las viviendas cuando el volcán exhala su frescura y una escobilla para limpiar el pretil de barro donde el gusto, el sabor y el arte se convierten en comida campirana.


Ocote encendiendo carbón
Un árbol milenario que te cobija y te mira de soslayo, sabiendo que él es tú, y tú eres él en el devenir del deshielo de los tiempos. Habrá que mistificarte, para saber cuánta bondad nos regalas, cuan puro y firme te nos muestras, habrá que amarte, estudiarte, pero ante todo respetarte.



También te podría interesar:

http://jehuite.blogspot.mx/2008/04/los-bosques-del-cofre-de-perote.html
http://jehuite.blogspot.mx/2012/10/salida-al-tlaloc-paisajes-y-vegetacion.html
http://jehuite.blogspot.mx/2012/10/salida-al-tlaloc-las-plantas.html

lunes, 23 de mayo de 2011

Extracción y consumo de semillas del pino azul

Actualización: Ya salió un artículo sobre el tema en la revista Biodiversitas:

López Mata, L. y I. G. Galván Escobedo, 2011. Extracción de semillas de Pinus maximartinezii y sus consecuencias poblacionales. Biodiversitas (CONABIO) 98: 1-7.
_______________________________________________________________

“¡¿Un pino con follaje azul?! ¡Que raro!… y además solo se encuentra en un área restringida a mi terruño”. Fue lo primero que vino a mi mente cuando escuché hablar por primera vez del “pino azul” mientras estudiaba la carrera de agronomía en la Universidad Autónoma de Zacatecas, estado de donde soy originaria. El tiempo pasó y fue hasta que inicié mis estudios en el Colegio de Postgraduados, cuando tuve oportunidad de indagar más al respecto.

Encontré que México posee la más elevada riqueza de especies de pino (género Pinus) en el mundo (Farjon y Styles 1997, Martínez 1948, Perry 1991, Styles 1993); de las más de 100 especies reconocidas, aproximadamente el 50% son nativas de México (Farjon y Styles 1997, Little y Cristchfield 1969, Perry 1991). De esta diversidad, ocho especies y una variedad son raros, endémicos o están amenazados con su extinción (Perry 1991, SEMARNAT 2010).

Cerca de una docena son pinos piñoneros que producen semillas con nuez comestible, de buen sabor y excelente calidad alimenticia (Crawford 1995, Botkin y Shires 1948, Duke 1989, Duke y Atchley 1986, Han y Hwang 1990, Lanner 1981, Sagrero-Nieves 1992, Yoon et al. 1989). Las semillas de los pinos piñoneros son comestibles y se usan en platillos típicos mexicanos, en confitería y repostería. Además, todos los procesos productivos y de aprovechamiento de los bosques de pino son una fuente importante de trabajo.


Uno de los pinos piñoneros, Pinus maximartinezii Rzed. (o “pino azul” como se le conoce comúnmente) es una especie endémica de distribución restringida al cerro de Piñones (21° 20’ LN y 103° 14’ LW), sobre la Sierra de Morones, municipio de Juchipila, Zacatecas (Fig. 1) entre altitudes de 1700 a 2300 m .


Figura 1. Localización geográfica de la única población conocida y rareza endémica, Pinus maximartinezii Rzed. en Juchipila, Zacatecas, México.

En la Sierra de Morones (Fig. 2) el pino azul vive en laderas y cañadas, aunque también se le encuentra en sitios relativamente planos sobre suelos calcáreos, rocosos, de buen drenaje y muy secos. El dosel del bosque es de abierto a muy abierto lo cual permite la penetración de luz directa hasta el piso del bosque.

Figura 2. Vista panorámica de la Sierra de Morones, Juchipila, Zacatecas.

Los árboles adultos más comunes fluctúan entre 40-60 cm de diámetro a la altura del pecho (DAP) con alturas que generalmente no exceden de 15 m. La copa de esta especie es abierta e irregularmente redondeada, con ramas largas, bajas e irregularmente espaciadas, con las ramas más bajas generalmente inclinadas hacia el piso. Las acículas se presentan en grupos de cinco con longitudes que varían de 7 a 12 cm (Rzedowski 1966) (Fig. 3).

Figura 3. Porte general del pino azul.

Los conos son simétricos, muy grandes y pesados, llegando a medir de 18 a 22 cm de largo y de 10 a 15 cm de ancho y llegan a pesar hasta 2 kg. El cono es solitario y se produce sobre ramas colgantes dando una apariencia peduncular. El cono se abre al madurar y se cae después de la dispersión de las semillas (Fig. 4).
Figura 4. Cono del pino azul.

Las semillas son sin alas, muy grandes, de hasta 25 mm de largo, 12.8 mm de ancho y 10.4 mm de grueso (López Mata comunicación personal). La testa (cubierta seminal) es muy dura y gruesa (aproximadamente 1.5 mm de grosor) de color café claro; el endospermo es blanquecino-rosado y de sabor agradable (Fig. 5).

Figura 5. Piñones (semillas) del pino azul.


Aprovechamiento y valor nutricional del pino azul

En la zona del Cerro de Piñones se cosecha la semilla para su venta, la cosecha según versiones de los propietarios ha llegado a alcanzar hasta 1000 kg en años semilleros. Un kg de semilla fresca recién cosechada se vendió en la región a $260.00 pesos ($22 US dólares, a una tasa de $12.00 pesos por dólar) en noviembre de 2005. La semilla se vende ilegalmente y se exporta al mercado internacional, principalmente a Nuevo México, Estados Unidos y a Japón; en el mercado local se vende en Pueblo Viejo, un poblado en la falda sur-sureste de la Sierra de Morones, y a 15 km de Juchipila.

Las semillas de Pinus maximartinezii, como cualquier otra especie de piñonero, se emplean en el consumo humano desde tiempo inmemorial. Al respecto, López-Mata (2001) analizó el contenido de proteína, aminoácidos y ácidos grasos de su semilla y los comparó con semillas de algunas otras especies de piñoneros y otras nueces. El cuadro 1 muestra el análisis nutricional de las semillas del pino azul y otras nueve especies de nueces comestibles de pinos piñoneros. Las semillas contienen 31% de proteína cruda, 66% de proteína desgrasada, 42% de grasa cruda, 2% de carbohidratos, 9% de fibra cruda, 4% de cenizas y 4% de humedad. Contiene, además, 18 aminoácidos distintos, incluyendo a todos los esenciales (cuadro 2), y seis ácidos grasos diferentes, 84% de ellos insaturados (cuadro 3). La nuez del pino azul es de valor dietético sobresaliente y parece ser un recurso promisorio.

Cuadro 1. Análisis de contenido nutricional de nueces de Pinus maximartinezii y otras nueve especies de nueces comestibles de pinos piñoneros (*proteína sin grasa) (Tomado de López-Mata 2001).


Cuadro 2. Composición de aminoácidos de proteínas totales contenidos en semillas (nueces) de Pinus maximartinezii (*=aminoácidos esenciales, +=aminoácidos aromáticos) (Tomado de López-Mata 2001).

Cuadro 3. Composición de ácidos grasos saturados e insaturados en la semilla de Pinus maximartinezii (Tomado de López-Mata 2001).

Desafortunadamente, es difícil conseguir la semilla para su consumo fuera de la región del municipio de Juchipila. Es necesario trasladarse hasta Pueblo Viejo, Juchipila y ponerse en contacto con alguno de los miembros de la familia Magallanes (quienes son los dueños del predio donde se encuentra la población del pino azul) para obtener la semilla.

¿La cosecha pone en peligro la población del pino azul?

En virtud de que el pino azul es una especie endémica y que los conos se cosechan directamente de los árboles adultos y de que las semillas se venden ilegalmente en el mercado, nacional e internacional, es evidente que esta cosecha de semillas podría poner en riesgo la regeneración natural de la especie y por tanto su viabilidad poblacional para el futuro (Menges, 2000a; Groom et al., 2005). Tomando en consideración esto, López-Mata (2011, enviado) evaluó el impacto de la cosecha de semilla sobre la dinámica poblacional de P. maximartinezii empleando modelos matriciales, una herramienta matemática especialmente útil para este tipo de análisis. El estudio indicó que se pueden sostener porcentajes extremadamente altos de extracción de semillas de la población sin reducir substancialmente la regeneración de la población del pino azul.

Estos resultados sugieren que una buena estrategia de conservación del pino azul debería enfocarse en el mejoramiento de la supervivencia de árboles juveniles y adultos durante sus primeros años de vida, así como sobre la protección del hábitat donde esta rareza endémica ocurre. El aprovechamiento de las semillas parece ser sustentable.

Cabe mencionar que el pino azul es un árbol atractivo que se puede cultivar en zonas áridas y como planta de ornato. Algunos otros usos que se han observado, es el de leña, material para postería de cercos, vigas y construcción (López-Mata comunicación personal).


Conclusiones

* La semilla de P. maximartinezzi tiene un alto valor nutrimental comparado con otras especies comerciales de pinos piñoneros. Podría representar una fuente importante de proteínas, aminoácidos y grasas insaturadas para la nutrición humana.
* La extracción y consumo de semillas puede ser considerado sostenible dado que la población no declina por debajo del equilibrio como resultado de cualquier régimen de cosecha de semilla.
* Otros usos que se le da a la especie es el de aprovechamiento de la madera para postería, construcción y leña, los cuales sí contribuyen a limitar el crecimiento del bosque bajo condiciones naturales.
* A pesar de que las poblaciones de P. maximartinezii están creciendo, se sugiere que su estatus de amenazada no debe de modificarse, por su
distribución todavía muy limitada, y la posibilidad de eventos catastróficos.
* P. maximartinezii es una especie que debe considerarse con alto potencial para la producción de semillas comestibles (piñones).
Usted puede encontrar más información sobre la especie en estos sitios:


Fotografías:

Dr. Lauro López Mata.
M.C. Iris Grisel Galván Escobedo.

Agradecimientos:

Al Dr. Lauro López Mata por proporcionar la información derivada de diversos proyectos de investigación a su cargo sobre el pino azul.
A la Dra. Heike Vibrans por sus correcciones y sugerencias al presente manuscrito.

Bibliografía

Donahue, J.K., Mar-López, C. 1995. Observations on Pinus maximartinezii Rzed. Madroño 42, 19-25.
Ledig, F.T., Conkle, M.T., Bermejo-Velázquez, B., Eguiluz-Piedra, T., Hodgskiss, P.D., Jonson, D.R., Dvorak, W.S. 1999. Evidence for an extreme bottleneck in a rare Mexican pinyon: genetic diversity, disequilibrium, and mating system in Pinus maximartinezii. Evolution 53, 91-93.
Ledig, F.T., Capó-Arteaga, M.A., Hodgskiss, P.D., Sbay, H., Flores-López, C., Conkle, M.T., Bermejo-Velázquez, B., 2001. Genetic diversity and the mating system of rare Mexican pinion, Pinus pinceana, and a comparison with Pinus maximartinezii (Pinaceae). Amer. J. Bot. 88, 1977-1987.
López-Mata, L. 2011. The impact of seed extraction on the population dynamics of Pinus maximartinezii (sometido a Acta Oecologica).
López-Mata, L. 2001. Proteins, amino acids and fatty acids composition of nuts from the Mexican endemic rarity, Pinus maximartinezii, and its conservation implications. Interciencia 26, 606-610.
Menges, E.S. 2000a. Population viability analysis in plants: challenges and opportunities. Trends Ecol. Evol. 15, 51-56.
Menges, E.S. 2000b. Applications of population viability analyses in plant conservation. Ecol. Bull., 48, 73–84.
Passini, M-F. 1985. Structure et régénération des formations ligneuses à Pinus maximartinezii Rzed., Mexique. Bull. Soc. Bot. de France 132 (3/4), 327-339.
SEMARNAT. 2010. Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL-2010. Protección ambiental, especies nativas de México de flora y fauna silvestres, categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio. Lista de especies en riesgo. Diario Oficial de la Federación (December 30, 2010), pp 48-78.