Mostrando entradas con la etiqueta 15 Plantas medicinales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 15 Plantas medicinales. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de abril de 2014

Alcaloides extraídos de especies de Erythrina de México con efecto sobre nuestro sistema nervioso

INVITACIÓN

Al seminario del Postgrado en Botánica, el miércoles 23 de abril de 2014 a las 12.00 en el auditorio (aula 100) del edificio de aulas en el Colegio de Postgraduados, campus Montecillo. 

Presenta Q. B. P. Roberto Brito Batalla
Seminario titulado: Estudio químico y biológico de Erythrina americana Mill. y E. coralloides DC.

La plática tratara sobre un proyecto para estudiar los efectos de extractos de semillas de dos especies del género Erythrina sobre el sistema nervioso. Estas especies son Erythrina americana Mill. y Erythrina coralloides DC.

Árbol de Erythrina.

Flores de Erythrina
La actividad de los extractos sobre el sistema nervioso se debe a unos compuestos que estas plantas sintetizan de forma natural. Estos compuestos tienen el nombre de alcaloides. Existen varios tipos de alcaloides, pero los alcaloides de este género tienen una estructura típica llamada eritrinano. En la figura tomada de la tesis de doctorado de la Dra. García Mateos María del Rosario de abajo pueden observar la estructura básica de este tipo de alcaloides.

Estructura eritrinano
Imagen del cerebro. Fuente Wikipedia

Estos alcaloides actúan como antagonistas sobre unos receptores que se encuentran en el sistema nervioso, llamados receptores acetilcolina nicóticos. Estos receptores son importantes ya que están relacionados con diferentes enfermedades en los seres humanos. Aquí les menciono algunas de estas enfermedades: la enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, algunas formas de epilepsia, depresión, autismo y la esquizofrenia.

En este estudio se probarán dos alcaloides de dos especies de Erythrina sobre los receptores de células de la corteza cerebral. Existen antecedentes donde se indica que la unión de los fármacos a los receptores a veces depende de la célula donde se encuentran estos receptores, por eso es interesante y novedoso probar el antagonismo de estos alcaloides sobre estas neuronas especificas de la corteza cerebral.

El siguiente texto es el resumen de este proyecto:

El género Erythrina se encuentra distribuido en varias partes del mundo y ha sido utilizado en varias culturas como una planta medicinal. Existen diversos estudios donde se muestra la actividad biológica que tienen los alcaloides contenidos en este género y su relación con los receptores neuronales. En México se encuentra distribuido un considerable número de especies de Erythrina, por tal motivo surge el interés en realizar un estudio sobre estas especies.

La presente investigación pretende realizar un estudio químico de los alcaloides presentes en Erythrina americana Mill. y Erythrina coralloides DC. que presentan actividad farmacológica. Primeramente se pretende optimizar la extracción de alcaloides, identificando los puntos críticos del proceso de extracción. Posteriormente se separará y analizará los extractos crudos de las semillas de E. americana y E. coralloides. De los extractos de semillas de E. americana se obtendrá el dihidro derivado de la β-eritroidina, mientras que de E. coralloides se obtendrá erisodina, que son los compuestos clave en esta investigación.

Para valorar la actividad farmacológica de cada alcaloide se realizarán cultivos neuronales en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velazco Suárez”. Los cultivos se realizarán a partir de extractos de la corteza cerebral de ratas de la cepa Wistar. En estos cultivos se evaluara el efecto antagónico ejercido sobre los receptores acetilcolina nicotínicos de erisodina y dihidro β-eritroidina.

jueves, 13 de marzo de 2014

Salidas de campo 2014: Jardín Etnobotánico Cholula, Cacaxtla y Tlaxcala



El pasado fin de semana, los alumnos de mis cursos Etnobotánica y Botánica Económica y yo hicimos una salida de campo: fuimos a visitar al Jardín Etnobotánico Francisco Pelaez, en la ciudad de Cholula, Puebla. Yo no lo conocía, a pesar de que ya tiene más de 15 años. Pero, una alumna de mi curso sí, y nos organizó la visita. El jardín ofrece visitas guiadas, y toda una serie de cursos y talleres a precios módicos. Pueden consultar su página para la oferta más reciente. También tiene un restaurante donde uno puede comer muy a gusto, con vista al jardín, y una tienda.

Esto es la vista desde la entrada.
Se encuentra a siete cuadras hacía el sur del Zócalo de San Andrés Cholula, Puebla, en la Calle 2 sur # 1700 (no se asusten que uno termina con un pedazo de terracería y entre cultivos). El teléfono es +52 (222) 261 0350. En la página web del jardín hay un mapa de cómo llegar.

A continuación les presento algunas fotos para que lo puedan apreciar; me parece un lugar muy bonito para una salida de fin de semana, también en familia. Y luego les cuento lo que hicimos después de esta visita.


El jardín no está muy grande, pero bien ordenado y atractivo.

Así se ve la mitad delantera del jardín, que tiene los setos formales, con plantas medicinales y algunos otros útiles. Las plantas son principalmente de origen europeo y mexicano, con cierto sesgo hacía los primeros. Esto quizas se debe a que éstos se dejan cultivar mejor en un clima templado como el de la ciudad de Cholula, y que se puede encontrar más información sobre sus propiedades.

Un acercamientos de estos setos.

Un pasillo, con tiendas y el restaurante a la izquierda.

El jardín tiene un pequeño restaurante con alimentos atractivos y con un nivel de precio mediano.

Las rosas de Castilla (un tipo de rosa centifolia) se encontraban en plena floración.

Esto es la flor del sauco (Sambucus), una planta medicinal importante tanto en el Viejo como el Nuevo Mundo.

En la parte interior del jardín hay algunas otras secciones. Esto es un jardín de verduras.

También hay un jardincito que proporciona ideas para el reciclaje de contenedores viejos. Abajo ven algunos ejemplos.




El jardín cuenta con vivero y venta de plantas; hay ornamentales, suculentas (principalmente Crassulaceae), verduras, y especialmente una buena selección de condimentos y medicinales. Encontré varias especies que no había visto en otros lados.

También se preparan varios diferentes tipos de composta.

Un edificio contiene colecciones y salones para cursos.
Hay colecciones zoológicos ...

... y botánicos, enfocadas en los organismos de la región. El jardín emplea a varios biólog@s, que atienden visitas, pero también hacen investigación. A nosotros nos guió la Biól. Estela Hernández, en forma muy amable y competente.

Esto es la colección de semilla, tanto de especies silvestres como cultivadas.

Solo había visto este tipo de prensa botánica en libros, pero aquí la ví en vivo (en mi laboratorio trabajamos con cuerdas para la presión, pero no es tan eficiente).

También se elabora material de difusión.

Esto es el cuarto de secado de las plantas que luego se venden en la tienda.

Esto es una estufa de secado, con base a focos de luz, que dan un calor suave.
Se venden semillas, literatura e implementos de jardin ...

... y también tés, mieles, jabones, extractos, aceites esenciales y otros productos agradables de plantas.

Nosotros habíamos pedido la impartición de un taller, que se llama "Botiquín del mundo". Nos enseñaron la preparación de varias infusiones, fomentos, emplastos y vaporizaciones. Esto es la mesa donde estaban preparados los ingredientes y herramientas.

Nos divertimos bastante con la molcajeteada de los ingredientes.

Así se ve la preparación de una infusión, que contiene tomillo, miel y jugo de limón o naranja.

Estos fueron los cuatro infusiones que preparamos.

Claro, probamos todo, incluyendo las vaporizaciones.

Después de la visita del Jardín Etnobotánico todavía nos dió tiempo para visitar una de mis zonas arqueológicas favoritas, la de Cacaxtla, Tlaxcala.

No tanto por el fresco famoso de La Batalla (bastante sangrienta, por cierto) ...

... sino más bien por estos murales de maíz (con las mazorcas en forma de cabezas humanas) y cacao, más varios otros elementos interesantes ...

... y especialmente mi tortuga favorita.

Aunque tengo que decir que la cantidad de cemento en las restauraciones parece aumentar con cada visita. ¿Esto realmente hace más atractiva la zona?

Desde este centro ceremonial se tiene vistas muy bonitas del Popocatépetl, fumando en este día ...

... y de su acompañante, la mujer dormida.
Terminamos el día en la ciudad de Tlaxcala. Desafortunadamente, los murales del Palacio del Gobierno y el Museo Vivo de Artes y Tradiciones Populares ya estaban cerrados. Pero ...

... todavía se estaba festejando el carnaval ..

... con los bailes tradicionales por grupos representantes de los pueblos del estado.

En Tlaxcala se utilizan mucho las máscaras en el carneval.

Aquí un grupo está esperando su turno.

Y terminé el día con una sopa típica de la región de haba con nopalito, y un vaso de pulque, en el restaurante de la Tía Yola (les va a gustar su página en Facebook, que versa principalmente sobre el pulque).

jueves, 6 de marzo de 2014

La Jornada del Campo sobre medicina tradicional

El complemento de La Jornada, La Jornada del Campo del 15 de febrero de 2014, tiene el tema de la medicina tradicional. Es tratado principalmente desde un punto de vista antropológico, pero interesará a tod@s que trabajan sobre el tema.

lunes, 10 de febrero de 2014

Conspiración contra la muerte: los varones también partean

Gerbacio Ramos ahora vive en una casita de bambú, los escasos muebles y el piso de tierra no son antagónicos con la pulcritud de la vivienda, aunque él prefiere recibir sus visitas en el corredor de la casa contigua porque tiene piso firme y en las tardes corre un aire fresco que viene del patio vecino. Ambas viviendas están ubicadas en una lomita con escaso jardín, únicamente prevalece un ciruelo y una bugambilia morada, el resto del solar muestra una fina capa de pasto que deja entrever el casquete de un suelo delgado y blanquecino.

Casa de bambú

El ciruelo, también llamado jocote
Gerbacio no sabe, pero el año de su nacimiento también nació en esas tierras de Veracruz el éxito musical de Agustín Lara, “Veracruz”. Fue en 1936 en el que nació en manos de su padre quien también fue partero facultativo, ajeno a otros hechos y en ausencia de médicos en la comunidad de Agua Dulce próximo a Papantla, al igual que sus cinco hermanos; .

Por necesidad trabajó la parcela familiar al lado de Cayetano Ramos Chena, su padre; actividad a la que renunció por considerarla muy ruda. La situación familiar era precaria, los recursos escaseaban de manera proporcional al aumento del número de hijos, por lo que desde los 14 años de edad tuvo que trabajar de cocinero en Martínez de la Torre, hecho que marcó su vida puesto que a los 17 años recibió la propuesta de una comensal fascinada con su sazón; era una doctora del hospital de Martínez de la Torre quien lo invitó a cocinar para ella y sus pacientes que eran atendidos de manera particular en su domicilio.

-Asumé una postura afable- rememora con nostalgia y gratitud aquella tarde: “Me dijo: vente conmigo ahí vas a aprender más… trabajé con ella y ahí anduve…como tenía enfermos en su casa me decía: cuando se enfermen me hablas por teléfono que ya comenzó mala, yo iba a ayudarla y ahí me enseñe con ella a partear; sé inyectar y poner suero. Ella vió que a mí me gustaba eso del parto y dijo vente me vas a ayudar; con ese conocimiento me vine para acá a Hueytepec… empecé a partear con toda la gente de aquí y también ayudaba a parir a los animales del rancho”.

Solidario siempre
La vida -piensa- a mis 77 años es buena conmigo, aquí todos me dicen abuelo “son mis nietos de ombligo”-prolonga su sonrisa afectuosa y continua la charla- “antes cuando yo empecé a trabajar cobraba doscientos pesos, me fui a quinientos, a mil, ahora cobro dos mil y no dicen que no; ocho días las cuido, las baño y les hago el remedio”.

El kit de parto como podríamos llamarle no incluye la sobada de la pancita ya que esta la cobra aparte (cincuenta pesos cada sobada), lo que sí es parte del servicio son los consejos previos en el que sugiere la limpieza de la vivienda, compra de perillas, entre otros enseres; con la ayuda de algún familiar de la paciente hace el baño tanto a la madre como al bebé ya sea con soapajtle, yante, laurel, yerba del zorrillo, huele de noche, hoja de santa maría, hoja de acuyo “según lo que se encuentre en el patio más cercano”, el servicio continua durante cuatro días y para que se limpien mejor les da también huichín, raíz o cáscara de capulín y sábila.

Una entrevista concedida al autor por otra partera de la comunidad confirma la fama de Gerbacio como partero:
Recocida partera y curandera
“Ese Gerbacio, mis respetos para él, se lo recomiendo como si fuera doctor, ese hombre nos gana, si ya nació el bebé y ya pasaron quince o veinte minutos y no le viene la placenta les pone una inyección y les saca la placenta, sin lastimarlas; ya me tocó un parto con él. Ah!, también es huesero.”

 Más allá de cualquier elucubración que se hilvane sobre este personaje, se destaca su humanismo, pues a pesar de su edad y en ocasiones convaleciente, acude presto al llamado de las parturientas y asevera “de que se muera la muchacha mejor me muero yo, que ya estoy grande, ¡que viva ella y su niñito!”, no admite interrupción y continúa: “Actualmente yo trabajo con la clínica de aquí, yo hice cursos en Veracruz, en Xalapa, en Martínez de la Torre, en Papantla, en Poza Rica, le dan a uno plática los doctores, te enseñan y te empiezan a decir a como se ve el parto, como debes de trabajar; si es malo o está atravesado el bebé o viene sentadito … los médicos me esterilizan las pinzas, las tijeras, los cordones, las perillas (tanto las que yo compré y las que me dieron ellos en los cursos), uso guantes y agua hervida de garrafón si se puede”.

Almacenaje rústico pero eficaz
Tampoco han renunciado a sus costumbres ancestrales de las sobadas y al baño previo al parto con agua tibia, mucho menos al té de laurel con canela o soapajtle que se compra en la yerbería, es amargoso por lo que se le puede mezclar con chocolate.

Sus palabras reflejan un hondo cariño por su trabajo, aunque con rictus de lamento dice: “…antes tenían la costumbre de hacer fiesta, mataban guajolote o un puerco y hacían mole, tamales y le daban a la partera o partero, hora ya ni de comer le dan a uno, bueno si hay unos que te dan un cafecito, pero antes le daban a uno fiesta y puntualito a los ocho días te pagaban, también sahumaban con copalero de sahumerio, prendían veinticuatro velitas y ahí pasabas al niño, yo todo eso hice para que el niño creciera bonito; creencias que ahora no se hacen, se le llamaba al ritual: hacer ocho días, ahora yo les digo págame y ya me voy. …antes había un horno (temazcal) ahí adentro las bañaban a los ocho días, las hojeaban y las envolvían en una cobija.

Permanecían ocho días en cama, no se querían parar, nomás estaban de lado porque las suegras les decían que hay que estar acostadas porque se les puede bajar la matriz, ¡que se les va a bajar, yo las paro!” 

Se sabe que hay médicos de la Unidad Médica de Campo que mantienen comunicación permanente con los parteros y parteras de la comunidad de Hueytepec, su finalidad es trabajar de forma conjunta y sobre todo de vigilar que estos ya no realicen partos, que únicamente se limiten a dar sobadas, recetar infusiones, tronar empachos, entre otras cosas. Permitirles actuar en casos de extrema urgencia, siempre y cuando no esté en riesgos la vida de la madre, ya que a partir del 2012 el índice de sobrevivencia es un indicador de gestión de calidad a nivel nacional. Estas disposiciones de la autoridad de salud, no disuade, sin embargo legalmente limita a parteros a actuar sin consentimiento o asistencia de algún médico.

“Son personas muy preparadas…tienen tanta intuición y perspicacia para saber cuándo va nacer un bebé, que asusta” confirma el médico en turno en Hueytepec. Efectivamente este sincretismo creó un modelo de atención mixto Bejarano (2004) o de convergencia como le llama (Méndez, 1991; citado por Espinosa, 2009).

En la actualidad se observa que los habitantes de cualquier comunidad recurren indistintamente al médico o al curandero de acuerdo con la percepción de los signos y síntomas que tengan de la enfermedad y en el caso específico de los embarazos con los parteros reconocidos a nivel local.

La relación de los parteros con la paciente es más estrecha y cálida, en contraste con el trato generalmente impersonal de los galenos, a eso se suma la creencia de las mujeres del campo de que si van a la clínica las van a operar para no tener más hijos.

“A muchas les gusta con nosotros aliviarse, pues porque tienen miedo y dicen que las van a operar, pero les digo que si el doctor puede ver que si necesita hacer una operación vaginal le cortan tantito a la mujer y para que se le pase la dolencia les ponen una inyección o una pastilla; nosotros además les lavamos con hojas de huele de noche, santa maría; les quitamos las venitas (nervaduras), se lavan bien y se ponen a hervir en un cazo grande que no se use para cocinar, se cuela. …cuando tienen muy inflamada la vagina, ponemos a cocer con aceite de comer hojas de acuyo y de santa maría, lo envolvemos en un trapo limpio y le caldeamos su parte -aplicamos compresas”.

El mayor entendimiento de la sofisticación de los sistemas de conocimiento indígena requiere necesariamente una inmersión a profundidad en las formas de vida campesina, esta reseña es un modesto intento por enaltecer la labor de los médicos tradicionales que de manera amena hacen asequible a la sociedad sus saberes ancestrales guardados celosamente en el seno familiar, cobijados por el imponente manto de piedad.

No existen para él desencanto ni la frustración, solo le perviven el cariño y respeto de sus nietos de ombligo, muchos de ellos internados en la penumbra de la selva se encuentran confortados con su luz. A pesar de la precariedad de sus posesiones, deja muy claro que en la noción de su libertad aumentó su riqueza de posesiones eternas; no le teme a la muerte, le invade la costumbre de confabular contra ella. Ya oscurece, es hora de retornar a casa, por nada cambiaría esta experiencia.

 BIBLIOGRAFÍA CITADA

Bejerano, I. 2004. Lo culto y lo popular. Medicina letrada. Hacia una práctica unificada de los conocimientos médicos. Cuadernos de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (Universidad Nacional de Jujuy, Argentina) 24:13-22.
Espinosa Cortés, L. M. y A. Yzunza Ogazón. 2009. Diálogo de saberes médicos y tradicionales en el contexto de la interculturalidad en salud. Ciencia Ergo Sum (Universidad Autónoma del Estado de México) 16(3):293-301.

Pascual Alexander Jiménez Cabrera
pascualajc@gmail.com