Mostrando las entradas con la etiqueta Asteraceae. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Asteraceae. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de marzo de 2017

El árnica mexicana y sus flavonoides

En la universidad un profesor nos decía que muchas plantas medicinales no podían cultivarse porque perdían sus principios activos (las sustancias que nos curan) al cultivarse en buenas condiciones. Como este fenómeno me pareció muy curioso, me pregunté si eso era cierto para todas las especies. Así decidí comenzar mi tesis de licenciatura investigando una de las plantas medicinales no cultivadas más importantes (si no es que la más importante) de México: el árnica mexicana (Heterotheca inuloides Cass., no confundir con la Arnica montana L. europea).

Rama del árnica mexicana (Heterotheca inuloides Cass.)
Algunos científicos han encontrado en el árnica mexicana la presencia de unas sustancias llamadas flavonoides, que se llaman así porque varios de ellos son amarillos, ya que en latín flavus significa amarillo. Casualmente las "flores" (que en realidad son un conjunto de flores) del árnica son amarillas, y sirven para llamar la atención de insectos que llevan el polen de una planta a otra (lo cual es necesario para que se reproduzcan las plantas). Estas sustancias son importantes principios activos del árnica, ya que gracias a éstos se utiliza como medicinal, principalmente para aliviar heridas.

Planta de árnica
Terminé mi tesis en el año 2014 y actualmente se encuentra disponible en Researchgate. El objetivo de la tesis era saber a grandes rasgos cómo afectaban la fertilidad del suelo y la frecuencia del riego (cada cuándo se riega) a los flavonoides que producía la planta, ya que esta planta se le encuentra en la naturaleza y mucha gente la quiere comprar, por lo que puede ocurrir que la gente que la recolecta para venderla o usarla acabe con el árnica natural.

Antes de hacer el experimento, se hizo una encuesta en distintas localidades de Texcoco sobre uso de plantas medicinales en general, además de una entrevista para la localización de una planta de origen conocido para obtener las semillas.

Para el experimento se cultivaron plantas de árnica y se les aplicaron distintos niveles de riego, sustrato (arena o tierra) y fertilización. Para conocer el desarrollo de las plantas se midió el peso de la planta seca, y como principio activo del árnica, se midió la concentración de flavonoides. Ambos datos se utilizaron para estimar la cantidad de flavonoides por planta, en las flores y en el resto de la planta. 

Descubrí que riegos semanales o más espaciados reducen bastante el desarrollo y la floración de la planta. Aunque la concentración de flavonoides aumentó con la falta de agua, este aumento no compensó la reducción del desarrollo y la floración (las plantas quedaron muy pequeñas). La concentración de flavonoides en inflorescencias fue mayor en las plantas cultivadas en tierra arenosa, aunque se compensó este efecto porque las cultivadas en tierra arenosa crecieron un poco menos. 

En cuanto a la fertilidad, suelos pobres ofrecen un menor rendimiento de la planta pero una mayor concentración de flavonoides, resultando en una cantidad total de flavonoides por planta igual ya sea en suelos pobres o fértiles.

La implicación práctica de este trabajo es que esta planta se puede cultivar sin temor a que la concentración de sus principios activos se vea gravemente comprometida, en lo que respecta a fertilidad y riego, que generalmente son muy importantes y que pueden controlar los agricultores. No es adecuado, e incluso resulta contraproducente hacer riegos poco frecuentes.


Árnica seca. A la izquierda se determina el peso seco. A la derecha árnica en el molino.

Consulta el trabajo completo:

Sombra A., V. I. (2015). Influencia del riego, el sustrato y la fertilización sobre el desarrollo y la concentración de flavonoides en árnica (Heterotheca inuloides Cass.). Tesis de licenciatura. División de Ciencias Forestales - UniversidadAutónoma Chapingo, Texcoco, MX. 84 pp.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Hortalizas en México


Se sabe que México es un país que tiene una amplia diversidad de climas, condiciones ambientales, suelos, etc. Esta diversidad le confiere un amplio potencial para la producción de hortalizas durante todo el año. Además, es una actividad muy importante, considerando la cantidad de mano de obra que ocupa, la generación de divisas y el impacto que tiene sobre la alimentación mexicana. También es una actividad rentable debido a que las hortalizas tienen una gran demanda en el mercado nacional e internacional.

Nuestro país a nivel mundial ocupa el séptimo lugar en producción de hortalizas, después de China, India, Estados Unidos, Brasil, Turquía e Irán.

Hablando un poco sobre la botánica de las hortalizas, es importante decir que las familias Brassicaceae, Apiaceae, Asteraceae, Liliaceae, Chenopodiaceae y Amaranthaceae, destacan por tener un gran número de hortalizas.

A continuación les muestro algunas fotografías de hortalizas y datos de interés de cada una de ellas.

Familia Brassicaceae
Brassica oleracea L. (Col o repollo)

La col de origen Mediterráneo y del suroeste de Europa. En México podemos encontrar la col todo el año. Se consumen las hojas y además las coles son fuente de vitamina C. Se siembran alrededor de 5,926 hectáreas en México, el rendimiento promedio es de 34 t/ha (SIAP, 2014). Los principales estados productores son Michoacán, Pubela, Chiapas y Zacatecas.

Cultivo de Col

La col blanca. También se encuentran variedades moradas.

Brassica oleracea L. (Coliflor)
Es una planta anual y de la misma especie como la col de cabeza. En nuestro país se siembran alrededor de 3,094 hectáreas y el rendimiento promedio es de 19 t/ha (SIAP, 2014). Los estados de Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Michoacán y Querétaro son los principales productores de esta verdura.
Lo que nos comemos es la "cabeza blanca", que se le llama masa, la cual esta compuesta de ápices aglomerados.

Cultivo de coliflor

Brassica oleracea L. (Brocoli)
Se parece mucho a la coliflor, pero lo que consumimos son las inflorescencias que se quedan verdes. Son una fuente importante de vitamina C. En cuanto a su producción, según reportes del SIAP del año 2014 en México se siembran 30,665 hectáreas, el rendimiento promedio por hectárea es de 15 toneladas. Los principales estados productores son Guanajuato, Puebla, Michoacán, Jalisco y Sonora.


Plántulas de brocoli


Familia Amaranthaceae
Beta vulgaris L. (Betabel)
Su origen es europeo. La parte que se come es el hipocótilo hinchado. Además, también es usado como colorante, debido a que contiene betacianina. Los principales estados productores son Puebla, Jalisco y Baja California. En el territorio nacional se siembran alrededor de 920 hectáreas, en promedio por hectárea se obtiene un rendimiento de 18 toneladas (SIAP, 2014).

Betabel

Spinacia oleracea L. (Espinaca)

Es una hierba anual, sus hojas de color verde oscuro y grandes, es lo que nos comemos. En México se produce todo el año. Los principales estados productores son: Guanajuato, Puebla, Estado de México y Baja California. La producción nacional es de 262,999 toneladas. La superficie sembrada es de 2,008 hectáreas (SIAP, 2014).

Cultivo de espinaca

Familia Apiaceae

Daucus carota L. (Zanahoria)

Es considerada una de las hortalizas más importantes y de mayor consumo dentro de la familia de las apiáceas. Es una fuente importante de vitamina A. La raíz es lo que nos comemos. La superficie sembrada es de 12,747 hectáreas, se obtiene una producción nacional de 331,069 toneladas y el rendimiento promedio por hectárea es de 26 toneladas (SIAP, 2014). Los principales estados productores son Guanajuato, Puebla, Zacatecas, Estado de México y Querétaro.

Apium graveolens L. (Apio)

Es una hierba anual, originaria de eurasia. Las partes que pueden ser consumidas son hojas, peciolos y raíces. En México se siembran 1,529 hectáreas y la producción total es de 55,171 toneladas (SIAP, 2014). Los principales estados productores son: Guanajuato, Baja California, Sonora y Puebla.

Cultivo de apio

Petroselinum crispum (Mill.) Fuss (Perejil).

Es una planta herbácea, generalmente la usamos para decorar nuestra comida. Tiene mucha vitamina A y D. La producción nacional es de 6,930 toneladas. La superficie sembrada es de 421 hectáreas y los principales estados productores son: Sonora y Baja California (SIAP, 2014).

Perejil

Coriandrum sativum L.(Cilantro).
Es una hierba anual y en México es la hierba de olor que más usamos para nuestras comidas. En la cocina occidental el uso de las hojas es desconocido, pero se usan las semillas como especia. En nuestro país se siembran 5,610 hectáreas y la producción nacional es de 53,323 toneladas. Los principales estados productores son: Puebla, Baja California, Sonora y Tlaxcala (SIAP, 2014).

Cilantro

Familia Amaryllidaceae Allium cepa L. (Cebolla)
Es originaria de Asia. Lo que nos comemos es el bulbo. Las cebollas pueden ser de diferentes colores y tamaños. Regularmente las de menor tamaño son más picantes y las más grandes son más dulces. Se siembran alrededor de 48,167 hectáreas, el rendimiento promedio por hectárea es de 29 toneladas y los principales estados productores son Guanajuato, Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Puebla y Zacatecas (SIAP, 2014).

Cosecha de cebolla

Allium ampeloprasum L. var. porrum (L.) J. Gay (Poro).

Proviene del Cercano Oriente o Mediterráneo. Se comen sus hojas, bulbos y flores. Esta hortaliza solo se produce en dos estados de la República Mexicana, los cuales son Puebla y México. La superficie sembrada en total es de 156 hectáreas, el rendimiento promedio por hectárea es de 14 toneladas y la producción total es de 2,134 toneladas (SIAP, 2014).

Cultivo de poro



Allium schoenoprasum L. (Cebollin)

Es de origen eurasiático, lo que se come son las hojas. Aquí en México por lo general llamamos cebollin también a cebollas jóvenes con bulbos todavía pequeñas.

Cultivo de cebollin

Familia Asteraceae
Lactuca sativa L. (Lechuga)

Es una planta herbácea, de origen mediterráneo y de las estepas europeas. Normalmente comemos las hojas crudas en ensaladas, aunque también se puede comer cocida. La superficie sembrada es de 19,440 hectáreas, el rendimiento por hectárea es de 21 toneladas y los principales estados productores son: Guanajuato, Zacatecas, Puebla, Aguascalientes y Baja California (SIAP, 2014).

Plantulas de lechuga

Cultivo de lechuga

¡¡¡ A comer hortalizas !!


Todas las fotografías mostradas fueron tomadas en la localidad de San Juan Acozac, Los Reyes de Juarez, Estado de Puebla, durante un viaje de estudios en el año 2013.


Referencias

Agricultura producción anual. (2014). Recuperado el 14 de abril de 2016, de http://www.siap.gob.mx/agricultura-produccion-anual/

Vibrans, H. Verduras 1 y 2 (2016). Botánica económica, Notas de curso. Colegio de Postgraduados, Campus Montecillo. 2 de febrero de 2016.

Gaucin, D. (2015). Las frutas y hortalizas en México. Recuperado el 14 de abril de 2016, de http://eleconomista.com.mx/columnas/agro-negocios/2015/10/28/las-frutas-hortalizas-mexico-i

martes, 5 de julio de 2016

Un evento para los amigos del género Dahlia

Actualización:
Aquí les dejo el programa de los eventos.

 _______________________________________

 
Les dejo esta foto de una Dahlia en mi jardín, recibiendo
la visita de una bella mariposa, probablemente Papilio
multicaudata
La Asociación Mexicana de la Dalia, en conjunto con varias instituciones, convoca al 14o Encuentro Nacional e Internacional sobre el Conocimiento de la Dalia. Se llevará a cabo el 6 de agosto de 2016, pero si quieren someter un trabajo, tienen hasta el 8 de julio para someter un resumen. Luego se tiene que entregar un extenso y una presentación, hasta el 22 de julio.

La convocatoria no dice nada de cobros, así que supongo que la participación es gratuita. Se solicitan trabajos sobre "experiencias en relación a la dalia (colectas, propagación, manejo, variedades, propiedades alimenticias, uso medicinal, plantaciones comerciales, sistemática, morfología, difusión, etc)". Abajo encuentran más instrucciones. El correo-e es asociacion_dalia@hotmail.com.


jueves, 10 de marzo de 2016

El cultivo de crisantemo

El Estado de México es el principal productor de flores a nivel nacional. Entre los principales municipios, destaca Texcoco. Una de las flores sembradas en este municipio es el crisantemo, el cual es muy apreciado por las personas ya que tiene una larga vida de florero y cuenta con una gran diversidad de formas, tamaños y colores para escoger. Sin embargo, obtener flores de calidad requiere de gran trabajo, por lo que aquí les presento algunas fotografías del manejo que se le da al cultivo de crisantemo.

Esquejes de crisantemos (8-10 cm) obtenidos de una planta madre para su propagación.

Esquejes listos para aplicarles en la parte basal Radix 1500 y provocar enraizamiento.
Preparación del terreno manualmente (pala y azadón), después se coloca el sistema de riego por goteo y las mallas que sirven de tutor, para finalmente poder hacer el trasplante de los esquejes.
Se colocan focos para controlar las horas luz. El crisantemo al inicio requiere de un fotoperiodo largo, más de 14.5 horas luz. Después de 35 a 45 dias del trasplante se cambia la duración de las horas luz.

Esquejes regados por goteo. Se debe evitar el estrés por déficit hídrico y regar tres veces por semana o según las necesidades del cultivo.
Crisantemo fertilizado y regado. Se deben usar fertilizantes ricos en N y K.
Cosecha de crisantemo tipo "spray". Para obtener una buena cosecha se debe hacer el desbotonado de la flor central para romper la dominancia apical.

Flores de crisantemos tipo margaritas. El corte de los crisantemos se hace 15 cm de distancia sobre el suelo. Una vez cortadas, se colocan en botes con agua para comenzar a hacer los ramos que serán destinados para la venta.
Diferentes tipos de crisantemo para la elaboración de ramos.
Ramos listos para la venta.

martes, 5 de enero de 2016

Curso sobre el cultivo de Stevia

Stevia rebaudiana está muy de moda. ¿Quieres aprender a cultivarla? El campus Córdoba del Colegio de Postgraduados ofrece un curso de un día el 29 de enero de 2016. Aquí va la información:




lunes, 5 de agosto de 2013

Raíces que curan en la Sierra Tarahumara

La Sierra Tarahumara, ademas de impactarnos por sus hermosos paisajes, cultura y comida, también nos proporciona algunos recursos que son importantes para nuestra salud. Estos recursos son las plantas medicinales.

¿Alguna vez te has preguntado del origen de muchos medicamentos que consumimos?

La mayoría de las sustancias usadas en los medicamentos provienen originalmente de plantas, si bien muchos ahora son sintetizados. Algunas de las plantas contienen sustancias que utilizan para defenderse contra depredadores, y nosotros hemos sabido aprovechar estas sustancias y transformarlas en medicamentos.

Algunas especies almacenan sustancias activas en las raíces; su uso medicinal fue conocido durante muchos siglos en distintas culturas del mundo. Pero, el problema actual es que son especialmente susceptibles, debido a que cuando la gente cosecha la planta entera ocasiona muchas veces que la planta no se vuelva a regenerar ni propagar (Bye, 1995).

Por estos problemas actuales se han hecho estudios etnobotánicos y talleres de propagación de especies medicinales en diversos proyectos de investigación llevados a cabo en el Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM. Les cuento de un estudio que se hizo con la finalidad de aportar información acerca de los usos en la medicina tradicional de la Sierra Tarahumara, ademas de informar al público la problemática de la perdida del conocimiento tradicional de nuestras plantas mexicanas.

Entrevistas etnobotánicas
                                           
¿Cómo se hizo este trabajo?

Se aplicó un cuestionario etnobotánico a personas artesanas, agricultores y otras personas de diferente edad, ocupación y género en el poblado de San Ignacio Arareco, municipio localizado en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. El interés principal fue el de saber el conocimiento en cuanto al uso de algunas raíces medicinales utilizadas en la Sierra Tarahumara de Chihuahua. Al principio de las preguntas y después de una breve introducción, se presentaban las raíces para que la persona identificara la raíz de la planta así como su nombre común con el que se le conoce. Las preguntas fueron al respecto de los usos, la forma de recolección, el cambio a lo largo del tiempo en cuanto a la abundancia y si se llegan a comercializar.

¿Qué raíces se utilizaron para este estudio?

La raíz de Iostephane madrensis o cachana (nombre común) (figura 1) es utilizada para el tratamiento de ulceras, dolores reumáticos, fiebre y afecciones gastrointestinales. La raíz es triturada y aplicada a las articulaciones para aliviar dolores reumáticos (Bye, 1986). Por otra parte, los informantes, además de mencionar las plantas de interés, mencionaban otras especies. Lasianthaea podocephala o mejor conocida como “pionia” (figura 2), se utiliza para curar vómito y empacho, infecciones en el estómago; se quiebra en pequeños trozos, se pone una pizca por cada litro de agua; se toma un vaso en ayunas. En Sonora se utiliza para inflamaciones; se tuesta y se muele la raíz y con alguna crema se aplica en la parte afectada, se emplea para afecciones como empacho y diarrea muy fuerte y granos en la piel (López & Hinojosa, 1988).

Lasianthaea  podocephala (A. Gray) K. M. Becker



Iostephane madrensis (S. Watson) J. L. Strother


¿Qué resultados se obtuvieron?

Encontramos que en la comunidad de San Ignacio Arareco la mayoría de las personas entrevistadas recurren al uso de estas raíces para afecciones gastrointestinales así como otros usos. La mayoría de las personas sí conocen las plantas pero ya casi no se utilizan para uso familiar debido a la accesibilidad que se tiene en los centros de salud. Pero, estas raíces si son recolectadas por personas que se dedican a comercializar estas raíces, es por esta razón que estas plantas deben de tener especial atención y llevar a cabo medidas preventivas para evitar la extinción y perdida de el uso de estas raíces.

Aunque sabemos que existen normas ambientales para la protección de las especies vegetales, es importante señalar que se debe seguir con programas de educación ambiental a los pobladores de esas regiones, con esto se puede lograr que estas personas no utilicen el recurso de manera excesiva, y este pueda servir como una alternativa en la trata de sus enfermedades. Un ejemplo claro de estos programas, es la vinculación entre la UNAM y la comunidad Tarahumara. Los trabajos publicados tienen como propósito, el dar a conocer e informar el conocimiento de las plantas medicinales utilizadas por los Rarámuri (Mendoza et al. 2009), así como ayudar a la concientización de los mismos Tarahumaras para que aprecien sus comidas nativas y las sigan utilizando (Burgués et al., 2010).



Talleres de plantas medicinales
                                    
En cualquier investigación, utilización y explotación de plantas medicinales, es importante incluir medidas para su conservación. Una posibilidad es el fomento a viveros comunitarios; el otro es impulsar consciencia y reglas comunitarias para un aprovechamiento adecuado de los recursos forestales no maderables.

Sierra Tarahumara, Chihuahua, México
                                 

BIBLIOGRAFÍA

Bye, R. 1986. Medicinal plants of the Sierra Madre: comparative study of the Tarahumara and Mexican market plants. Economic Botany 40:103-124.

Bye, R., Linares, E. & Estrada, E. 1995. Biological diversity of medicinal plants in Mexico, in Arnason, J., Mata, R. & Romeo, J. (eds.), Phytochemistry of Medicinal Plants. Recent Advances in Phytochemistry [New York, NY: Plenum Press] 29:65-82.

Burgués, D., Meras, A., Bye, R. & Linares, E. 2010. Sunute we’ká e’karúgame newalime ju / Con el maíz se pueden hacer muchas cosas. Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua: Imprenta Caleman. 116 p.

López, E. & Hinojosa, G. 1988. Catálogo de plantas medicinales Sonorenses. Universidad de Sonora, Hermosillo, Sonora. 143p.

Mendoza, M., Castro, D., Mera, L., Chávez, E., & Bye, R. 2009. Plantas medicinales utilizadas por los Rarámuri de la Sierra Tarahumra, Chihuahua. Publicación de Difusión núm. 1. Instituto de Biología, Universidad Nacional Autónoma de México. México, D.F. 32 p.