lunes, 20 de mayo de 2019

¿Quieres que tus flores duren más en el florero?

Gerbera en florero (regalo de un enamorado).

Te regalan flores y comienzan los comentarios "recorta los tallos antes de colocarlas en el florero, ponle una aspirina al agua, mejor exprímele un limón, ponle una cucharada de azúcar, ponle una gota de cloro."

¿Tendrán alguna razón de ser estos comentarios? Claro que sí, existe ciencia detrás de ellos.

Esquema del xilema y floema (Fuente: Wikipedia)

Las plantas tienen dos tejidos que asemejan un sistema de tuberías. Uno es el xilema por donde transportan agua y minerales; el otro es el floema a través del cual movilizan nutrientes (carbohidratos y moléculas de mayor tamaño). Estos dos están siempre juntos, formando los haces vasculares, y deben estar distribuidos a lo largo de la planta, es decir, de la raíz al ápice, incluyendo hojas, flores y frutos. Son como las venas y arterias de las plantas y constituyen el tejido vascular. Es necesario un microscopio para poderlos identificar por separado, pero a simple vista los hemos visto en tallos, hojas, madera, flores, frutos.

Imagen indicando los tejidos vasculares de diferentes partes de la planta. La raíz está representada por un corte transversal y longitudinal de zanahoria, la hoja es de limón, la flor es un pétalo de rosa y el fruto es un corte transversal de papaya.
Formación de burbujas
al cortar el tallo.
En el momento que cortamos una flor estamos alterando su sistema de tuberías. Es necesario que el agua pueda llegar hasta los pétalos para que la flor siga fresca. El xilema es el tejido específico por donde va a subir el agua, por lo que los tubos deben estar libres y abiertos para que el agua pueda subir. Cuando la planta está completa, por la evaporación en las hojas existe una gran tensión en el xilema que permite que el agua pueda llegar del suelo a lo largo de la planta. En el momento que se corta el tallo esta tensión se rompe y se generan burbujas que obstruyen el paso del agua.

¿Te has dado cuenta que el agua del florero después de algunos días se pone turbia? Esto es porque en el agua se desarrollan microorganismos que forman una capa viscosa (mucilago) que también obstruye al xilema. Entonces, el desarrollo de microorganismos es otro problema.

Imagen del xilema de Peonia observado al microscopio electrónico de barrido. A la izquierda se puede observar el xilema libre y a la derecha obstruido por el mucilago. (Fuente: Zhao et al., 2018) 

Los investigadores han desarrollado diferentes técnicas para disminuir estás obstrucciones, para que el agua pueda llegar a la flor por mayor tiempo, alargando así la vida de las flores en el florero.

Algunas de las recomendaciones que les puedo hacer basándome en estas, son:

Recortar los tallos de las flores antes de colocarlas en tu florero. Los tallos de las flores podrían tener burbujas o simplemente las puntas estar dañadas.  Es recomendable hacer este recorte con el tallo sumergido en agua porque de este modo se reduce la formación de burbujas, aún más si el agua está fría. Pero, si por alguna razón hiciste el recorte al aire, se debe acidificar el agua del florero con jugo de limón, ya que ayuda a romper las burbujas que se llegaran a formar.

Colocar algún microbicida (mata microorganismos) en el agua del florero. Esto ayudará a mantener el agua y los tallos limpios por más tiempo, por lo que el agua podrá pasar fácilmente por el xilema. Popularmente se recomienda colocar una gota de cloro, incluso se puede utilizar una gota de desinfectante del que se utiliza para las verduras ya que normalmente está hecho a base de yodo o plata que son excelentes microbicidas. La acidificación también genera un ambiente hostil para el desarrollo de muchos microorganismos, por lo que el jugo de limón o la aspirina también ayuda en este aspecto. La aspirina además tiene la capacidad de reducir o inhibir la síntesis de etileno, que es una molécula que interviene en varios procesos fisiológicos de la planta, pero en el caso de las flores de corte acelera el envejecimiento de la flor.

¿El azúcar para qué?  El tallo de la flor al no tener raíz altera su metabolismo. Requiere de carbohidratos para funcionar mejor. Sin embargo, tenemos que recordar que las plantas producen sus carbohidratos a través de la fotosíntesis. Así que, si tu flor tiene hojas, no tienes porqué preocuparte. Yo no recomiendo mucho el uso de azúcar ya que genera un ambiente mejor para el desarrollo de microorganismos. Y justo lo que queremos evitar es que tu florero termine como en la foto de abajo. Es por esto que también es recomendable cambiar el agua del florero al menos cada 4 días o dependiendo del aspecto del agua del florero.

Florero con agua estancada, en la que seguramente se encuentran miles de microorganismos.

Es importante mencionar que la flor tiene un tiempo de vida limitado, independientemente si tiene o no raíz. Este es un proceso complejo, conocido como senescencia floral, en donde intervienen hormonas y moléculas señalizadoras. A pesar de que el agua es esencial para alargar la vida en florero se tienen que considerar el tipo de flor que se adquirió, el tiempo que tardó en llegar a tus manos y las condiciones en las que estuvo antes de llegar a ti.

Industrialmente se han desarrollado mezclas comerciales que pueden alargar la vida florero, pero si leemos las indicaciones la mayoría son mezclas de hormonas, microbicidas, con acidificantes y carbohidratos, así que para qué gastar si tenemos la mayoría de alternativas al alcance de nuestras manos.

Espero que cuando compren flores puedan utilizar algunos de estos tips y conocimientos. Recuerden mantener el agua de sus floreros limpia para tener un xilema limpio y sano. ¡Larga vida a las flores!

Para mas información:

Fischer, G. y V. J. Flórez R. 1998.  Efecto de la cosecha sobre fisiología, calidad y longevidad de la flor de corte. ACOPAFLOR 5(3): 31-37.

López D., E., J. M. Loeza C. y I. Brena H. 2016. Comportamiento poscosecha en girasol (Helianthus annuus L.) en función de soluciones pulso. Investigación y Ciencia 24(69): 26-31.

Pardo C., F. A. y V. J. Flórez R. 2011. Estado del arte de la poscosecha de flores de corte en Colombia. En: Avances sobre fisiología de la producción de flores de corte en Colombia. Primera edición. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia. pp. 109-131.

Vicencio-Salas S., C., A. Zavaleta-Mancera, M. L. Arévalo G., L. M. Carillo-López y M. Luna-Cavazos. 2018. Sacarosa y ácido cítrico en soluciones con nano partículas de plata, en la vida florero de rosa. Agrociencia 52: 951-965.


Bibliografía

Benavides M., A. 2002. El ácido salicílico en un agente señalizador y promotor de resistencia biótica y abiótica en las plantas. Universidad Nacional del Nordeste. Argentina.

Figueroa, I., M. T. Colinas, J. Mejía y F. Ramírez. 2005. Cambios fisiológicos en postcosecha de dos cultivares de rosa con diferente duración en florero. Ciencia e Investigación Agraria 32(3): 209-219.

López F., Y. 2000. Relaciones hídricas en el continuo agua-suelo-planta atmósfera. Universidad Nacional de Colombia-Sede Palmira-Facultad de Ciencias Agropecuarias. Palmira, Colombia.

Reid S., M. 2009. Poscosecha y manejo de las flores de corte. HortiTecnia. Bogotá, Colombia.

van Bel, A. J. 2003. The phloem, a miracle of ingenuity. Plant, Cell & Environment 26(1): 125-149.

Zepeda G., C. 2017. Xilema primario. Universidad Autónoma del Estado de México. Estado de México, México.

Zhao, D., M. Cheng, W. Tang, D. Liu, S. Zhou, J. Meng y J. Tao. 2018. Nano-silver modifies the vase life of cut herbaceous peony (Paeonia lactiflora Pall.) flowers. Protoplasma 255: 1001-1013.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario